Por Teresa Donoso
21 noviembre, 2016

Para ganar peso sin perder fuerza.

Todos sabemos que para ser un luchador sumo se necesita algo bastante particular: y eso es tener un cuerpo grande. Por supuesto que el gusto y la destreza para el deporte también importan, pero un luchador sumo que pese demasiado poco jamás logrará vencer a nadie en combate y quienes han hecho de este deporte su vida lo tienen más que claro.

Es por eso que los luchadores cuidan meticulosamente de su cuerpo y de su dieta, preparando ellos mismos una receta especial que consumen antes y después del combate: el chanko nabe.

Como en todo lo que respecta a su deporte, sus hábitos alimenticios están sujetos a las reglas de la Federación Sumo que dictamina que la sopa debe ser preparada por los deportistas más jóvenes al interior del gimnasio y que sea servido dos veces al día.

El chanko nabe contiene grandes cantidades de proteína. Lleva algas, bonito seco, setas, pollo, ternera, otros tipos de pescados, fideos, arroz, tofu, nabo, cebollas, patatas y todos los vegetales que tengan. Para darle un mejor sabor suelen agregar vino dulce de arroz.

6_201611180xetyn
Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo.

Se sirve al medio día, después de haber entrenado 5 horas con el estómago vacío y suelen dormir después de esta comida.

Después vuelven a comerlo por la noche, justo antes de dormir para mantener el porcentaje de grasa corporal. Esta especial sopa, que puede llegar a tener 6.000 calorías, es el elixir de su fortaleza y su gran peso. Los luchadores, que en general pesan entre 170 y 200 kilos, consideran que pesar menos de 100 kilos es una deshonra para el deportista.

portada_plyima20161118_0039_5
Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo.

La única razón por la que los luchadores parecen no enfermar es debido a la gran cantidad de ejercicio que realizan. Al menos eso es lo que Tetsuchiro Matsuda , director de un gimnasio de luchadores sumo, le afirmó a CNN cuando le consultaron por los efectos que comer tanta comida podría tener en la salud, diciendo que el entrenamiento de un luchador sumo es extremadamente intenso.

¿Crees que es un exceso o será que nuestra cultura es simplemente muy diferente? ¡Cuéntanos qué te parece!

Puede interesarte