Por Jessica Balseca
20 mayo, 2016

No más pan duro en nuestras vidas.

Amamos el pan, es el mejor acompañante para casi cualquier comida y a cualquier hora del día. Nada mejor que un pan recién salido del horno, fresco y delicioso. Pero la verdad es que muy pocas veces somos capaces de mantener a dicho alimento lo suficientemente fresco después de haberlo comprado.

No es nada agradable querer desayunar un pedazo de pan o hacernos un sándwich por la tarde y que el pan esté completamente duro.

Ahora el pan se mantendrá mucho más fresco y listo para que lo disfrutemos.

¿Cómo?

Para un pan fresco más tiempo

Ya hemos visto que se recomienda guardar el pan dentro de una bolsa de tela. Pues si metes en la bolsa una rama de apio, conseguirás que se mantenga fresco durante más tiempo.

Para ablandar el pan seco

Si una barra o una hogaza de pan se te ha quedado demasiado seco, prueba a envolverlo en un paño o una toalla húmedo y guardarlo en la nevera durante 24 horas. Pasado ese tiempo, retira el trapo y mételo unos minutos en el horno. Estará crujiente y blando de nuevo.

Para conservar el pan de molde

Si no hace mucho calor, se conserva bien en su envase (bien cerrado), en un sitio fresco y seco. En verano puedes guardarlo en la nevera.

Estoy segura que con estos tres trucos no vas a sufrir nunca más por un pedazo de pan duro o seco.

Puede interesarte