Por Javiera Spröhnle
2 Febrero, 2017

La gente lo ama.

El canadiense Blake Dinkin ha ideado una ‘fórmula’ para crear el, hasta ahora, más caro y lujoso café en el mundo. Para darle los mejores aromas al café está utilizando a elefantes tailandeses que se lo comen en un revoltillo con plátanos, arroz, caña de azúcar y otras frutas; luego, lo defecan y… adivinen, la gente se lo toma. 

Bloomberg

La explicación que da Dinkin para justificar tan ‘excéntrico’ procedimiento, es que la proteína es lo que le da un mayor amargor al café, por eso, cuando la proteína es  digerida por los elefantes, el café sale menos amargo, lo que resulta en una bebida mucho más suave y aromática.

Bloomberg

Su valor es de 35 euros la taza. Una locura, ¿cierto? Esto, por el largo proceso de digestión y fermentación, que dura entre 15 y 30 horas, en los estómagos de los elefantes. Además, hace falta alimentar a los elefantes con 33 kg de café para producir solamente 1 kg del producto final, llamado Black Ivory.

Por otra parte, a las trabajadoras (sí, quienes rebuscan entre los grandes excrementos de los elefantes para obtener unas semillas que, tras lavarse, se llevarán a tostar) se les paga 2.5 euros por recolectar 1 kilo de café.

Bloomberg
Bloomberg

Estos elefantes viven en la Fundación de Elefantes Asiáticos Triángulo Dorado, en Ban Ta Klang, un lugar donde se enseña a los mahouts, sus dueños, que no los encadenen y que los traten correctamente. Los conservadores del santuario afirman que esta actividad no perjudica a sus animales; los elefantes no absorbían la cafeína y no son alimentados sólo con café, sino que los dejaba descansar. Además, ellos reciben un 8% del total de ventas del café.

Si quieres probar esta ‘exótico’ bebestibe, sólo puedes encontrar Black Ivory en algunos hoteles de lujo de Tailandia, Filipinas y las Maldivas.

Bloomberg
Bloomberg

¿Qué tal? ¿Se te apetece una taza de café?

Te puede interesar