Por Alvaro Valenzuela
3 octubre, 2016

«Cuando le preguntaron al chef que pensaba de los excrementos él pensó que eran especias. No era capaz de diferenciar una especia de excremento de ratón».

El restaurante de un hotel de cuatro estrellas de Londres llamado Sanctum Soho Hotel recibió la visita de muchos inspectores de sanidad después de que se descubriera que su cocina estaba infestada de ratones y olía a orina. Se encontraron heces de roedores en contenedores de comida, estanterías e incluso había un nido en la habitación del personal.

Los inspectores de sanidad encontraron galletas roídas, fruta mohosa, excrementos de ratones en la comida, en paquetes de azúcar y de almendras molidas en la cocina de este hotel ubicado en el centro de la capital inglesa.

ad_221504904-2
Central / Metro.co.uk

La comida estaba contaminada ya que no se había guardado correctamente, habían platos con restos de comida mohosa y el equipamiento de la cocina estaba sucio. ¡Y el hotel está evaluado con cuatro estrellas! Así que barato no es.

Una noche en la habitación más barata cuesta 198 £ (260 dólares aprox.).

ad_221504903-2
Central / Metro.co.uk

Según informa el diario inglés Metro, el personal del lugar no estaba capacitado en higiene alimenticia y la cocina ni siquiera contenía un lavabo donde las personas pudieran lavarse las manos.

«Cuando le preguntaron al chef que pensaba de los excrementos él pensó que eran especias. No era capaz de diferenciar una especia de excremento de ratón».

-Benjamin Waidhofer, fiscal del caso-

ad_221504898-2
Central / Metro.co.uk

En mayo de 2015 las cocinas del hotel fueron cerradas por tener «un riesgo inmediato para la salud pública». Sólo 6 días después volvieron a abrir con un nuevo personal pero una serie de chefs han sido despedidos pues los directores del establecimiento creyeron que no estuvieron a la altura del lugar.

ad_221504902-2
Central / Metro.co.uk

La última inspección que le hicieron al lugar en junio de 2016 no encontró señales de infestación de ratones pero sólo le dieron un rango de dos de cinco en higiene alimenticia, según dijo Waidhofer a un tribunal.

El restaurante antiguo permanece cerrado pero un local provisorio fue construido y está operando en su lugar mientras los dueños lo restauran. La empresa a cargo del hotel tuvieron que pagar una multa y costos de aproximadamente 30 mil dólares.

Puede interesarte