Por Teresa Donoso
23 abril, 2018

¿Por qué nadie nos lo dijo antes? 😷

Si sueles comer carnes rojas o si alguien en tu familia es un carnívoro declarado, entonces lo más probable es que hayas tenido que pasarte al supermercado a comprar carne envasada en más de alguna ocasión. En dicha sección puedes encontrar lo que se te ocurra a precios relativamente convenientes. Se ven así:

קבלו הצצה לויטרינה המפתה שלנו #בשרים #מעדניה #טעים #ארוחהמושלמת

A post shared by Meat Store – מיט סטור (@meatstore_tlv) on

Además, a menudo estos paquetes vienen acompañados de un líquido de color rojo que yo, y muchos, asumíamos que era sangre, algo así como el residuo de la carne que viene en la bolsa.

GasPar SA

Sin embargo, tenemos que revelarte algo que de seguro no esperabas y es que…

¡NO ES SANGRE!

Entonces ¿qué es?

Según el doctor Mercola y lo que cuenta Buzzfeed, el líquido rojo corresponde a una proteína llamada mioglobina y, según indica EduRed, es responsable del transporte y almacenamiento del oxígeno dentro del tejido muscular. Adicionalmente, es este mismo compuesto lo que le da a la carne su característico color y lo que tiñe el agua que está presente en el tejido muscular de rojo.

Al cocinar la carne, la miglobina cambia su color de rojo a café, algo que te permite saber que está cocida.

¿Volverás a comer carne después de esto? En este momento quiero agradecerle al cielo que hace más de cinco años que soy vegetariana porque ewwwww.

Puede interesarte