Por Pamela Silva
29 marzo, 2018

Hannah fundó los cimientos de la cocina moderna y nunca tuvo los créditos que merecía.

The Art of Cookery, Made Plain and Easy (“El arte de la cocina, hecho simple y fácil”) es un libro con más de 40 ediciones -la mayoría pirata- que se convirtió en todo un referente en el mundo occidental de habla inglesa sobre cocina. Y fue escrito por una mujer que murió olvidada y en la bancarrota.

De hecho, Hannah Glasse -de quien no se tiene mucha información sobre su vida-, ni siquiera pudo firmar con su propio nombre el libro, que solo decía estaba “escrito por una mujer”.

En vida, nadie reconoció el trabajo ni impacto que tuvo Hannah en la cocina occidental. Solo fue reconocida en 1938 gracias al trabajo de la historiadora Madeline Hope Dods.

Wikicommons

De su vida se sabe poco, se cree que trabajó principalmente como cocinera y/o costurera durante toda su vida. Uno de sus trabajos confirmados fue en la casa del cuarto conde de Donegall en Broomfield, Essex. Después de eso, se mudó a Londres a vivir con su esposo irlandés John.

The Art of Cookery no sólo es pionero porque incluyó las primeras recetas de curry al estilo indio o porque traía recetas con ingredientes que, hasta ese momento, eran desconocidos en Europa y Estados Unidos, como el cacao, la nuez moscada, canela, pistachos o almizcle.

Food Network

Sino que también fue la primera persona en hablar de las “hamburguesas”, haciendo referencia a una alimento más o menos similar al que consumimos hoy en día con ese nombre.

Food Network

¿Por qué se dice que libro marcó la cocina occidental de la época? Porque fue un éxito de ventas absoluto, tanto que pronto comenzó a tener miles de copias pirateadas a la venta.

The Art of Cookery

Dentro de las leyendas urbanas que rondan en torno al libro, se dice que Benjamin Franklin tradujo varias de las recetas al francés para que su cocinero cuando era embajador en Francia pudiera realizarlas, o que tanto George Washington como Thomas Jefferson tenían copias del libro.

Sin embargo, la vida de Hannah no fue tan plena y exitosa como uno podría pensar. Aunque al comienzo tuvo bastantes ingresos por las altas ventas del libro, su mismo éxito hizo que comenzaran a sacar muchas ediciones piratas que disminuyeron la venta del original.

Wikicommons

Esto provocó que se sumiera en las deudas, haciendo que tras siete años de la publicación del libro decidiera vender los derechos del mismo a un monto que no fue suficiente para saldar sus deudas y seguir viviendo. De hecho, terminó estando en prisión seis meses -aunque no se sabe bien la causa-.

Food Network

Cuando retomó su libertad, trató de conseguir nuevos éxitos literarios publicando The servants directory (“La guía del sirviente”) y The compleat confectioner(“El pastelero completo”), ambos fueron un completo fracaso.

Finalmente, Hannah falleció en 1770 con más de sesenta años y siendo una autora olvidada, que nunca obtuvo reconocimiento por su obra.

Puede interesarte