Por Teresa Donoso
12 Abril, 2017

¿Intrigado? Ve por una taza de té y vuelve a leer.

En mi mente el mundo solía dividirse en dos grandes grupos de personas: los que beben café y los que beben té. Sin embargo, a mi radical división de la población mundial acaba de añadirse una nueva categoría: aquellas personas normales que beben su té y lo tiran si es que se les enfría, y esos extraños seres que toman la taza, la meten al microondas y beben su té recalentado.

No suelo juzgar a la gente por CASI nada, pero tengo sentimientos muy profundos respecto a la forma correcta de beber té. Créeme, después de más de cinco tazas al día durante muchos años, quiero pensar que sé algo sobre este tema.

Sin embargo, una nueva investigación realizada por el doctor Quan Vuong, de la Universidad de Newcastle, en Australia, asegura que cuando vuelves a calentar tu taza de té negro o verde en el microondas le entregas nuevas propiedades al líquido.

Según lo que el doctor Vuong le indicó a ABC Australia, recalentar el té activa en un 80% varios de sus componentes, entre ellos la cafeína, la teanina y el polifenol. Lo anterior no sólo provoca que el té pueda ayudarte a despertar de mejor forma, sino que además ayudaría a mejorar el sabor.

Personalmente, encuentro que esta última afirmación es cuestionable, porque la única y última vez que se me ocurrió meter mi taza de té helado en el microondas ni siquiera pude beber más de tres sorbos. Pero bueno, como dicen por ahí, en cosa de gustos no hay nada escrito.

Eso sí, hay que hacer hincapié en el hecho de que el estudio fue realizado en Australia y no en el Reino Unido. Estoy segura de que los ingleses no estarían para nada felices con esta noticia.