Por Elena Cortés
23 Marzo, 2017

“Lo mejor que pudimos hacer fue abrir un negocio con personas sordas y de esta manera demostrar que era posible”.

“Lo mejor que pudimos hacer fue abrir un negocio con personas sordas y de esta manera demostrar que era posible”, dijo el dueño de la primera cafetería en el mundo que es atendida por sordos. Está ubicada en Nicaragua, y la inauguraron en el 2012. Esta increíble idea se ha esparcido por países como Argentina,México, Canadá, Filipinas e Indonesia. 

Lo único que quería “don Antonio” era crear un negocio que pudiera inspirar al fomento de un entorno más inclusivo. 

EFE

“Lo mejor que pudimos hacer fue abrir un negocio con personas sordas y de esta manera demostrar que era posible”. 

-Antonio Prieto a EFE

En este negocio trabajan unas siete personas entre los 19 y 24 años de edad, la mayoría sordos. Aquí se sirve desde un arroz mezclado con fríjoles (gallo pinto), ensaladas de frutas o vegetales, y también crepes y panqueques. 

En una de las paredes, pintada de color amarillo, se puede ver, a través de fotos y dibujos, todo el alfabeto de sordos (letra por letra).

EFE

Al mismo tiempo, puedes encontrar expresiones como dar las gracias, pedir la cuenta, entre algunas otras. 

EFE

Esto ayuda mucho a que los clientes aprendan ciertas palabras y se comuniquen con mayor rapidez con los camareros. 

El dueño, quien prefiere que lo llamen “tío” en vez de “don”, o “señor”, recalcó para EFE lo feliz que se sintió al elegir el nombre para su negocio. Confiesa que se inspiró en las personas sordas. 

“Ellos, cuenta, sonríen cada vez que ven a una persona y “¡lo tuve muy fácil!”, aseguró.

EFE

Entre algunos de los trabajadores, podemos encontrar a Rodolfo Sánchez, un chico de 24 años que le encanta socializar con los clientes. Se sabe que fue el único de siete hermanos en nacer sordo, pero su discapacidad no lo frena a cumplir sus sueños. “A veces es estresante, porque se llena, pero se siente bien. No importa la discapacidad, se siente bien aquí por la oportunidad, confesó a EFE.

Un dato interesante es que cuando hay temporada alta, el café recibe mínimo 80 turistas, entre los cuales siempre hay algún curioso que solo entra al local para compartir y aprender un poco del lenguaje de señas.

EFE

Al mismo tiempo, llegan grupos de excursiones con universitarios para que les enseñen a deletrear sus nombres en señas. Y hasta les dan unos tapones auditivos para dejarlos “sordos” por un momento.

Definitivamente, una gran inspiración:

¡Debo ir pronto!