Por Pamela Silva
21 marzo, 2018

Todos tenemos un amigo que sueña con viajar a Europa y que no tiene ni idea lo que le espera.

Uno está acostumbrado a la comida de su país, sus condimentos, su forma de preparar los alimentos, sus platos. Así que cuando nos toca enfrentarnos a comidas extranjeras, sobre todo de países que están muy lejos de nosotros, nos causa un gran shock porque son cosas completamente distintas a las que estamos acostumbradas. 

Si bien hay que respetar los gustos y tradiciones de otros países, hay comidas que simplemente rayan en lo asqueroso.

Y no estoy hablando de lugares como Asia -donde hay mil y un post sobre lo extraña que es su comida-, sino que algo mucho más cercano y aparentemente sofisticado, Europa. 

1. Kokorec

Wikicommons

Es un plato típico de los Balcanes, son intestinos de oveja o cordero asados, envueltos en mollejas (glándulas de garganta adheridas al corazón), aderezado con diversas hierbas aromáticas y luego ensartados en un pinche para ser asada lentamente.


2. Queso Casu Marzu

Wikicommons

Significa literalmente, “queso podrido”. Es típico de Cerdeña, debe su sabor y textura a las larvas vivas, de entre 8 a 15 centímetros, que son introducidas en su interior que provocan que el queso prácticamente se deshaga.

La acción digestiva de las larvas provoca que el queso se vuelva muy suave, incluso casi líquido.


3. Haggis

Wikicommons

El haggis es un plato escocés que consiste en el corazón, pulmones e hígado de la oveja que se condimenta con cebollas, harina de avena, hierbas y especias. Todo eso se mete en el estómago del animal y es cocido durante horas.


4. Lutefisk

Wikicommons

En Noruega tienen un plato que se demora más de de una semana en hacerse. Toman pescado blanco, usualmente bacalao, lo muelen y ablandan durante varios días en una solución de lejía. Después, tienen que ponerlo en agua durante seis días más y luego cocinarlo al vapor por 20 minutos.


5. Hakarl

Wikicommons
Wikicommons

Este plato islandés se demora ¡cuatro meses en hacerse!, es tiburón destripado que se deja fermentar por todo ese tiempo hasta que empieza a desprender un intenso aroma a amoníaco y se sirve en cubitos pequeños listos para picar.


6. Lamprea

Wikicommons

Es un pescado de 400 millones de años, que destaca por la enorme cantidad de “dientes” que tiene en su boca. Es gelatinoso, no tiene escamas, aletas ni espinas. Pasa la mayor parte de su vida nadando contra la corriente, lo que hace que su carne se apriete y sea más sabrosa.

Se cocina en forma de guisado con su propia sangre, vino y cebolla.


7. Kholodets

pixabay

Es un plato ruso hecho con gelatina de carne a la que se le añaden condimentos, verduras -como zanahorias, ajos y arvejas- junto a trozos de pollo o cerdo.


8. Blodplättar

getsmad

Son panqueques de sangre de cerdo y melaza de Finlandia. En esencia, son como costras gigantes y congeladas que suelen servirse junto a carne de cerdo o reno.


9. Smalahove

Wikicommons

Este plato de Noruega es básicamente cabeza de cerdo, literal la cabeza del cerdo entera. Se hierve sin quitar ninguna parte, así que incluye, ojos lengua y orejas.


10. Crías de anguila

dreamstime

Este plato vasco consiste en tapas de crías de anguila de río. Son picantes y se visten así mismo, a la vista de todos.


11. Schwarzsauer

Creative Commons

Schwarzsauer es la sopa salada de sangre alemana. Está hecha -obvio- con mucha sangre de cerdo, menudos de ganso, vinagre, canela, clavo de olor y pimienta. Una muy buena fuente de proteínas.

Puede interesarte