Por Nicole Lavanchy
7 junio, 2016

¿Filete jugoso sin grasa? ¡Se puede!

Comer rico y sano no es difícil, sólo requiere un poco más de dedicación y tiempo. Hay que fijarse un poco más en los detalles, programar las comidas, la manera de cocinar, en fin, organizarse. Muchas veces esto puede ser un poco tedioso, sin embargo los resultados no solamente se observan a nivel físico, sino que la salud también lo agradece. Además, si te aprendes estos pequeños y fáciles trucos, la tarea será mucho más sencilla. Vamos a ver:

FGVFD 2
Pixabay/UPSOCL

A la plancha:

Primero, reemplazamos el aceite por un sartén antiadherente o de cerámica. ¿Qué cómo es eso? Pues bien, para evitar que la carne se “pegue” a nuestro sartén simplemente calentaremos muchísimo el sartén y procuraremos usar uno que realmente funcione, y así no utilizaremos una gota de aceite en el proceso de cocción. Para que quede aún más jugoso le puedes añadir unas gotitas de agua.

Al horno:

Para evitar el aceite, acompañarla de alimentos que suelten agua, como el tomate o la cebolla. Esto no sólo la dejará jugosa, sino que también le dará un sabor único y te ahorrará algunas pizcas de sal.

También puedes ponerle caldo vegetal y taparla con papel aluminio, luego esperar que se haga sola. ¡Delicioso!

Por último, una vez cocinada deja que la carne repose unos minutos, así la humedad se distribuirá y quedará mucho más jugosa. ¡Ah! y dile adiós a la sal, comienza a aliñar con vinagre, orégano, hierbas de olor, pimienta, limón, romero, alcaparras y aceitunas.


DSVFV 2
Pixabay/UPSOCL

A la pancha:

Reemplaza todo tipo de aceite por una cuota de limón o caldo vegetal. El resultado no sólo será más jugoso, sino que también obtendrá un sabor único. 

Al horno:

Al igual que la carne, puedes ponerlo junto a muchas verduras, esto te librará de toda necesidad de aceite. También puedes acompañarlo de caldo vegetal y cubrirlo con papel aluminio.

*Para evitar la sal usa los mismos aliños mencionados en la sección de la carne.


SDGF 2
Pixabay/UPSOCL

Verdura hervida:

Para evitar que la verdura pierda sus nutrientes, ponla en agua una vez que esta ya esté hervida.

Cuando prepares caldo de verduras, como estas están mucho tiempo en agua, lo mejor que puedes hacer en cortarlas en pedazos muy pequeños. Esto hará que los nutrientes inunden el agua y esta no sólo quede más rica, sino que nutritiva.

Verdura a la plancha:

Para evitar cocinarlas mucho rato y quitarles los nutrientes, también puedes precocinarlas en el microoondas por un minuto y luego ponerlas por unos segundos en un sartén o plancha hirviendo.


daczdc 2
Pixabay/UPSOCL


Poco ayuda comer ensaladas si las llenamos de aliños con mayonesa, aceite, crema, etc,. por eso lo mejor que puedes hacer es ponerle simplemente jugo de limón; no sólo aporta vitamina C, sino que ayuda a neutralizar y eliminar toxinas del organismo. Otra opción es vino tinto o vinagre balsámico.

Cuando prepares ensaladas incluye diferentes combinaciones y colores, para asegurar la ingesta de diferentes nutrientes. Y, en el caso que no puedas prescindir del aceite, procura utilizar uno en spray, ya que las cantidades se reducen considerablemente.


asddac 2
Pixabay/UPSOCL

Todos queremos ese toque dulce al final de cada comida, y no es imposible conseguirlo. Cocinar las frutas en el horno por ejemplo, resulta una alternativa increíble y deliciosa. Lo bueno es que además no es necesario añadir azúcar, porque la fructosa se encarga de eso. Lo que puedes hacer es ponerles canela.

También puedes hacer merengue muy rápido y reemplazar el azúcar por dos gotitas de stevia o endulzante. Es una increíble alternativa. 

Puede interesarte