Por Ghalia Naim
7 octubre, 2016

Deja que haga lo que más ama para que aprenda el valor de la perseverancia, el esfuerzo y el conocimiento.

No tengo hijos todavía pero estoy segura de que una de las cosas más difíciles en el mundo es criar un niño. Cuando tenemos un hijo o nos dejan a cargo alguno, tenemos frente a nosotros la mayor de las responsabilidades: el futuro. La forma de educar a los niños ha cambiado radicalmente en las últimas generaciones, y es que ahora ni gritarles se puede. El tema de la crianza tiene mucha tela que cortar y demasiadas opiniones encontradas. Por un lado, algunos padres piensan que con una bofetada y un buen castigo se puede eliminar cualquier malcriadez, mientras que otros aseguran que no es necesario aplicar tanto carácter. No hay una forma correcta de hacer que un niño se transforme en un adulto educado y responsable, pero si existen varias cosas que puedes poner en práctica.

Los especialistas indican que si bien no hay una forma exacta de hacerlo, lo más importante es enseñar a través de la vivencia, la comprensión y el ejemplo. Es decir, desarrollar los valores y moral a través de acciones inmediatas y personales para que el niño viva en carne propia el sentido del «bien y el mal».

1.Interés por desarrollarlo

La clave de una buena crianza depende únicamente de los padres. Los niños son masas moldeables que repiten todo lo que ven, y es tu responsabilidad aportar el tiempo necesario para su desarrollo.


2. Ser padres con autoridad moral

Lo peor es mostrarle a un niño autoridad por poder o castigo, lo único que se logrará es el miedo y no el respeto. La idea es que le expliques cómo deben ser las cosas y no subestimar su comprensión, haz que te vea como una autoridad por el respeto y admiración que te tiene.


3. El ejemplo

Como decía antes, los niños repiten todo lo que ven y si eres la persona que más aman con mayor razón. Trata de comportarte bien frente a tus hijos y no solo los corrijas, muéstrales con tu ejemplo cómo se deben hacer las cosas.


4. Hábitos y conciencia

Compartan ciertas actividades en las que pueda valorar el esfuerzo, comenzar con los hábitos y tomar conciencia sobre las cosas. Por ejemplo, puedes invitarlo a que ayude con algunas tareas en casa haciéndole sentir que es importante y que cuentas con su apoyo.


5. Mucho amor

Dile que hace muy bien todo lo que le pides y que te sientes muy orgulloso siempre.


6. Resolver conflictos a través de la justicia

Cada vez que tenga un problema o esté en desacuerdo contigo, lo mejor es poner las cartas sobre la mesa y explicarle por qué suceden las cosas. Enséñale a poner en una balanza los problemas para que aprenda a canalizarlos y resolverlos.


7. Disciplinar con sabiduría

Si cometió un error o se portó mal, está bien que seas duro pero debes enseñarle cómo no volver a comportarse de ese modo y por qué.


8. Desarrollo espiritual

La idea es que el niño desarrolle su propio poder moral sobre los asuntos que su experiencia le vaya otorgando. Es importante que poco a poco le des la libertad de decidir sobre ciertos asuntos y que pueda reconocer lo que es «justo» o «bueno» dentro del mundo de la subjetividad.


9. La moral

Si le das la libertad de desarrollar su espíritu, de inmediato comenzará a verse a sí mismo como un ser moral y forjará su personalidad y carácter.


10. Que practiquen sus virtudes

Deja que haga lo que más ama para que aprenda el valor de la perseverancia, el esfuerzo y el conocimiento.

¡Esperamos te sirvan los consejos!

Puede interesarte