Sus desgarradoras historias me parten el alma.

Diariamente vemos el caos que se genera con la migración de personas de Siria, escapando de los daños de la guerra. Familias enteras huyen y familias enteras han muerto. Cruzan mares y fronteras pidiendo ser bienvenidos en los países donde puedan sentirse protegidos. En medio de tanto movimiento, también hay momentos de tranquilidad. 

El fotógrafo Magnus Wennman creó una serie con imágenes a la que tituló “Donde los niños duermen” y muestra el sufrimiento individual de los refugiados más jóvenes.

El proyecto ganó recientemente el tercer lugar en la división Personas/Historias de los 2016 World Press Photo Contest.

1. Por lo general es un niño feliz y bravucón. Tiene 2 años de edad y este es el tercer día en el hospital a causa de la neumonía y una infección en el pecho

captura-de-pantalla-2016-10-21-a-las-11-45-48-a-m
MW

2. Mohammed, de 13 años, todavía sueña con convertirse en un arquitecto, incluso mientras está acostado en una cama de hospital. Es de Alepo, y ha visto sus edificios favoritos completamente destruidas.

captura-de-pantalla-2016-10-21-a-las-11-45-55-a-m
MW

3. Ralia, de 7 años, y Rahaf, de 13, perdieron y su madre y hermano tras la explosión de una granada. Huyeron Beirut con su padre, en donde han dormido en las calles por un año

captura-de-pantalla-2016-10-21-a-las-11-46-03-a-m
MW

4. Amir nació siendo un refugiado. A pesar de que tiene casi 2 años de edad, no ha dicho una palabra. Su madre cree que fue traumatizado en el útero

captura-de-pantalla-2016-10-21-a-las-11-46-11-a-m
MW

5. Walaa tiene 5 años, y la hora de acostarse le recuerda los ataques en su ciudad, Alepo. Su madre construye “fuertes” con almohadas para demostrarle que no hay por qué tenerle a la noche

captura-de-pantalla-2016-10-21-a-las-11-46-17-a-m
MW

6. Ahmed, de 6 años, duerme en la hierba. Su padre murió en el norte de Siria y desde entonces, el pequeño ha estado caminando con su familia, cargando su propia bolsa

captura-de-pantalla-2016-10-21-a-las-11-46-23-a-m
MW

7. Sham, de 1 año de edad, es mecido por su madre a sólo unos centímetros de la frontera cerrada con Hungría. El día antes estuvieron a punto de subir a un tren que llevaba refugiados a Austria. Estaba demasiado lleno y tuvieron que quedarse

captura-de-pantalla-2016-10-21-a-las-11-46-30-a-m
MW

8. Una bomba destruyó la casa de Lamar, en Bagdad, pero todavía recuerda sus juguetes. Con su familia, cruzó el mar de Turquía y ahora duerme en una manta en un bosque frío

captura-de-pantalla-2016-10-21-a-las-11-46-36-a-m
MW

9. Fara, de 2 años de edad, tuvo que abandonar su hogar así como su verdadero amor al futbol. Su padre intenta mantener su pasión por el deporte y arruga todo lo que encuentra para convertirlo en una pelota

captura-de-pantalla-2016-10-21-a-las-11-46-43-a-m
MW

10. Mahdi tiene 1 año y medio de de edad y sólo ha conocido la guerra. Mientras duerme, cientos de refugiados a su alrededor, discuten con la policía húngara en la frontera. Cuando está despierta, puede ver cómo  las autoridades encañonan a las personas y cómo les arrojan agua y gas lacrimógeno

captura-de-pantalla-2016-10-21-a-las-11-46-50-a-m
MW

Los niños son los más inocentes pero los más afectados. ¿Qué le está pasando al mundo?