Por Fernanda Peña
29 mayo, 2017

El aseo del avión, la cerradura del baño, el consumo de alcohol… lo contaron todo.

¿Qué hacer si quedaste con hambre después del menú a bordo? ¿Qué pasa si prendes un cigarro en pleno vuelo? Hay infinidad de cosas que siempre quisiste saber acerca de los protocolos de vuelo y que nunca te habías atrevido a preguntar. Pues el portal GenialGurú indagó a las azafatas por esas situaciones singulares que la gente suele mitificar y descubrimos que están bastante acostumbradas a lidiar con ellas, así que es hora de que lo sepas todo.

1. Aplaudir después de un vuelo no es un buen gesto para la tripulación

Este gran aplauso se lo dedico a Amancio Ortega #aplauso #gracias #aecc #zara

A post shared by Elena Ortega (@elenaortegapalacios) on

De hecho, es casi un insulto, pues su trabajo es llevar los vuelos a buen término y esto no debería ser tratado como una novedad. No más aplausos a bordo.


2. Bebe sólo del agua embotellada

DepositPhotos

Sí, sí. Nada de tomar agua de la llave del baño, pues nadie puede asegurarte que sea completamente potable. Lo mejor es que siempre que tengas sed, pidas agua que se sirva de botella. Lo recomiendan las azafatas y como ellas se conocen el avión de principio a fin, será mejor hacer caso.


3. Los asientos de la fila de adelante siempre van vacíos por una razón

¿Por qué usualmente no te dejan elegir el asiento de la fila que hay justo en el separador? Resulta que esta fila siempre debe mantener vacía para dar prioridad a aquellos pasajeros que tienen movilidad reducida o que viajan con bebés de brazos, porque allí es más fácil ubicar la cuna y otros implementos. Si te gustan los bebés llorones, pide que te cambien a esa fila.


4. A bordo, puedes pasarte de copas más pronto de lo que imaginas

Lo dicen ellas y según este blog de la aerolínea KLM, no es mentira: Una copa de alcohol en el aire, equivale a dos en la tierra.


5. “El que ríe de último, siempre ríe mejor”

Los pasajeros que suben de últimos en la fila verán con facilidad cuáles son los puestos disponibles para hacer un cambio de asiento, si así lo prefieren.


6. La puerta del baño siempre se podrá abrir desde afuera, para que lo sepas


7. El aseo del avión es un poco… ligero

Pasa en todas las aerolíneas. A menudo los itinerarios sólo dan tiempo para hacer una limpieza superficial. Así que el tapete, la mesa y el asiento se sacuden, pero las almohadas y las cobijas no se lavan, sólo se doblan y te las entregan en una bolsa “intactas”. ¡De nada!


8. Sí, la gente sigue encendiendo cigarros en el baño

No importa qué tan grande sea la multa, no deja de ocurrir. La gente sigue encendiendo cigarros en el baño del avión y bueno, conscientes de eso, la tripulación recomienda que SIEMPRE se usen los ceniceros que hay al lado del lavabo. Pero ojo, lo mejor siempre es evitar esto.


9. Verifica siempre que haya un chaleco salvavidas para ti

A veces la gente se los roba del avión y no querrás tener ese inconveniente si lo llegaras a necesitar.


10. ¿Quedaste con hambre? No te avergüences de pedir más comida

La comida que sirven a bordo tiene un estricto seguimiento a la fecha de vencimiento, así que lo que sobra se va a la basura. Por eso no te avergüences de pedir un platillo extra, si tu cuerpo así lo desea.

¿Conocías alguno de estos tips?