Por Kat Gallardo
18 julio, 2017

Piénsalo muy bien antes de andar en plan Andy de “Toy Story” con tu caja de juguetes sexuales a cuestas.

Los juguetes sexuales son juguetes, sí, pero hay que ocuparlos con precaución. No tanto por los cuidados que requieren sino por la sencilla razón de que…. TERMINARÁN DENTRO DE TU ORGANISMO DE UNA U OTRA FORMA. Lo digo en mayúscula porque todos deben tomar conciencia de esto, en serio.

Así que recorrimos Internet en búsqueda de situaciones terribles para determinar si estás capacitado o no para comenzar a jugar:

1. Los que prefieren ahorrar sin importar nada

Tu cuerpo es un templo… por lo mismo, ¿de verdad quieres introducir en el un juguete que conseguiste por 2 dólares en internet? Piénsalo mejor, puedes terminar con el juguete destruido o desarmado donde más duele.


2. Quienes no toman las precauciones de guardarlo en un lugar seguro

Cuando estás sola o solo en casa es un panorama muy distinto a cuando está la familia. Un día puedes estar divirtiéndote en el sofá y al siguiente estarás preparado para ver una película con a tu mamá y hermanos, cuando tu dildo no pare de vibrar. No digas que nadie te advirtió.


3. Quienes van demasiado rápido en todo

Que hayas hecho match en Tinder y terminen en tu casa o en la de él dispuestos a pasar la mejor noche del año, no significa que puedas mostrarle todo tu arsenal de dildos gigantes voladores y pinzas aprieta pezones en la primera cita. Anda despacio y de a poco. No tiene nada de malo pero aún no lo conoces bien, se puede asustar.


4. Las personas que tienen hijos pequeños y son demasiado descuidadas

Jamás subestimes la capacidad de un niño de querer jugar con cualquier cosa con la que no deba jugar. No le dará el mismo uso que tú, pero tampoco querrás ver cómo tus juguetes sexuales extremos y cachondos terminan siendo la decoración de la casa de Barbie, ¿cierto?


5. Los que son demasiado despistados

No vas a querer terminar usando un consolador como enrizador de pelo o máquina masajeadora facial. Mucho menos en la cocina, para terminar de batir alguna cosa.


6. Los que se desesperan y asustan demasiado rápido

Probablemente has escuchado hablar sobre las “bolas chinas”, que no sólo sirven como juguete sexual sino que también como apoyo en el fortalecimiento de los músculos de la vagina en caso de tener problemas médicos. Como suele ocurrir en el organismo, lo que entra, tiene que salir. Que saldrá, no te preocupes. Ya viene, relájate. No desesperes. Cálmate, ¿QUIERES?.

Si no lo logras, tus músculos se tensarán y más se demorará en salir lo que entró. Procede con precaución.

 


7. Quienes tienen el ego demasiado inflado como para personalizar un dildo

No existe ninguna razón seria como para que un hombre se haga un molde del pene. En serio, lo digo como mujer. Nunca va a ser sexy. Sólo puede resultar divertido. Si eres estrella porno es una historia distinta, pero si eres un simple mortal, olvídalo. Ni aunque tengas una relación a distancia. No hay amor capaz de traspasar la frontera de la tristeza que resultaría mirar al vacío en una tarde de nostalgia…. y ver la pseudo estatua de un pene que quieres sólo porque viene de una persona que crees amar.

Si eres hombre, recuérdalo: No te ama porque tengas un buen pene, tienes un buen pene porque te ama. O algo así decían en Mean Girls.


8. Los descuidados, parte III

¿Te imaginas dormirte mientras un vibrador funciona y despertar con tu juguete sobrecalentado, quemando el lugar que debes cuidar con más amor que cualquier otro? Exacto, puede ocurrir y no debes dejar que pase. Es tu vagina, se puede quemar como cualquier otra parte del cuerpo, piénsalo bien, ¡por dios!


9. Los que son demasiado solidarios

¡UN JUGUETE SEXUAL NO SE PRESTA! En serio, ¿Jamás leyeron sobre cómo prevenir la transmisión de ETS? Claro que puede ocurrir sólo con un juguete, sobre todo si no se limpia y desinfecta bien. Por favor, pensar. 


10. Por donde pecas… pues también… ¿cagas?

Un butt-plug indica que vas a jugar por la parte trasera… lo que indica que está todo bien, si está todo muy limpio y “evacuaste” lo suficiente. Esto aplica si juegas con tu pareja o en solitario. No vaya a ser que.. bueno, ya sabes. Lo siento.

Te puede interesar