Por Teresa Hechem
7 agosto, 2015

Se sentirán muy identificados…

A muchas personas les cuesta un montón quedarse dormidas temprano. Empiezan a ordenar, se ponen al día con sus series, ven películas o simplemente se quedan acostados, pero no pueden dormir.

Estos son los problemas que entenderán todos aquellos que se quedan despiertos hasta tarde:

1. Te metes a la cama y aunque no estás muy cansado te fuerzas para quedarte dormido


2. Juras que esta noche sí te quedarás dormido temprano porque no quieres vivir ese infierno de nuevo


3. Luces muy blanco y cansado al otro día y lo único que quieres es tu cama


4. Estás muy cansado para luchar por esos planes que crees que mejorarán tu vida


5. Te niegas a escuchar tu alarma en la mañana porque no hay nada más importante para ti que seguir durmiendo


6. Y cuando te levantas sientes que todas las personas te molestan


7. Durante las mañanas solo piensas en lo arrepentido que estás por haberte quedado hasta tarde


8. Cuando ya es muy tarde empiezas a escuchar voces y ruidos que te asustan


9. Te dices a ti mismo que en 10 minutos más irás a dormir


10. Tu única compañía son esos programas de anuncios o canales que ya dejaron de transmitir


Y solo muestran su programación para el día siguiente…


11. Nadie está despierto para que puedas conversar


12. Esperas que alguien te mande mensajes cariñosos porque eso es lo que ves en las películas


13. A veces envias esos mensajes y luego te arrepientes

Al igual que cuando estás borracho…


14. Empiezas a planear lo que siempre has querido hacer

Irás al gimnasio, viajarás por el mundo, buscarás otro trabajo…


15. Pero esto te lleva a pensar mucho…


16. Y luego sientes que es hora de vivir el presente


17. Probablemente tienes muchas cosas que hacer pero solo te acuestas a ver televisión


18. Son las 3 de la madrugada y sigues despierto…

¡Diablos!

¿Tienes alguna otra situación que quieras compartir con nosotros?

Puede interesarte