Por José Pablo Harz
15 septiembre, 2017

Quienes han crecido con unos kilos de más han tenido que luchar con varias situaciones que no son tan agradables ni fáciles de afrontar.

Pero muchas de ellas se lo toman con humor: en twitter, las chicas están compartiendo lo que piensan sobre este tema y las luchas que han enfrentado desde pequeñas. Han sido tanto los tweets, que el hashtag #GrowingUpThick (algo así como #CrecerRobusta) se ha vuelto viral y muchas están opinando: 

1. Sentarse y pararse…

Cuando tienes problemas para sentarte y pararte en las mesas de almuerzo de las cafeterías. 


2. Comprar pantalones

La búsqueda de los jeans apretados perfectos era como todo un viaje. 


3. Un martirio probarse ropa

Descomponerte en los probadores de ropa de manera regular. 


4. Tus familiares más delgados

Que una prima fuera la mitad que tú. 


5. Parece que tus muslos son cómodos

Tus hermanos usando tus muslos como almohadas.


6. Ni pensar en esos bikinis que usan las modelos

Ni siquiera te molestas en probarte la parte de abajo de un bikini Victoria Secret porque incluso la talla L te hace ver como una lata abierta de galletas. 


7. Algo de todos los días

Tener que estirar cada cosa que te pones. 


8. Ya estabas acostumbrada…

 Reconoces perfectamente ese sonido de tus jeans/pantalones rasgándose.


9. La talla de tu sujetador

Fui copa B durante 5 minutos.


10. Las indeseables estrías…

Estrías en tus pechos, culo y muslos. 


11. Ir de compras con tu madre

Cuando vas a comprar shorts con tu madre y cada par que te pruebas ella te dice “date la vuelta… No”.


12. ¿Vestidos cortos?

Los vestidos cortos ni siquiera son una opción. 


13. Te dicen que te ves mayor

Nadie entiende la lucha de tener una figura completamente desarrollada antes de los 15-16 años


14. Son pocas las cosas que te quedan bien

Solo uno de estos me queda bien.


15. Las ropa se te sube…

Tener que bajar tus shorts cada segundo que caminas. 


16. Es difícil encontrar tu talla

Ir de compras, encontrar algo lindo y tu mamá diciéndote “eso no es de tu talla”. 


17. ¿Vestirse formal?

Tratar de jugar a vestirse más formal era duro. 


18. Suele suceder…

Todo es más corto por detrás que por delante. 


19. Otra vez…

En cada tienda que fui, no tenían la talla que necesitaba. 


20. Esos fastidiosos comentarios

Cuando estás con tu familia y ellos dicen “Chica, dame un poco de ese culo que tienes” o “Wow, tienes que compartir un poco de eso”. 


21. Te comparabas con tus muñecas

Solía llorar porque mis muslos se tocaban y los de mi muñeca no. 


22. Temías sacarte fotos así

Sentarse y que tus muslos lucieran muuuucho más grandes. 


23. Te dicen que luces mayor

Nadie cree que tengo 15. 


24. Cuesta encontrar algo que te guste y quede bien

Todo luce inapropiado en ti jajaja. 


25. ¡Uf!


26. Es un poco vergonzoso


27. ¡Muy cierto!

Aprender que tú también puedes ser igual de hermosa que las chicas delgadas. 

Y esa es, definitivamente, la enseñanza final. 

Crecer como una persona con curvas o unos kilos de más puede haber sido una lucha en tu infancia o puede seguir siendo un problema en la actualidad, pero lo cierto es que lo mejor es aceptarnos tal cual somos e intentar ser felices con eso. Obviamente, debemos tratar de mantenernos con un peso saludable, pero lo más importante de todas es no basar nuestra autoestima en la apariencia física y aprender a vivir sin complejos.

Te puede interesar