Colaboración por Samanta Daza García
Samanta Daza García Joven escritora, quiere compartir su motivación de vida a través de historias o reflexiones que ayuden a valorar día a día las cosas mínimas que la vida nos regala.
Ingrid Kvaale

Si alguien te está contando sus problemas, no interfieras con los tuyos y espera hasta que termine. 

Vivimos en un mundo donde todos queremos ser escuchados, comprendidos y apoyados. Pero, ¿se han preguntado si ustedes también lo hacen? ¿Se han detenido a pensar si se dan el tiempo para prestarle atención a sus amigos, familiares o parejas? Nunca es tarde para cuestionarnos esto y cambiar, si es que no lo hemos estado haciendo bien.

Aquí te damos 4 consejos que te ayudarán a escuchar y ser escuchado:

1. Analiza si estás escuchando a las personas o no

large-1

Camille

Si te lo preguntas y crees que realmente no estás escuchando a las personas, es hora de que aprendas sobre la empatía, que es el acto de saber escuchar y ponerse en los zapatos de las personas. Esto te ayudará a comprender realmente cómo se siente esa persona que estás escuchando y está confiando en ti.


2. Haz la prueba con alguien cercano

large

Ingrid Kvaale

Cuando empieces a escuchar, te darás cuenta de que una conversación puede llevar a muchos otros temas, hasta donde tú también puedes aprender cosas nuevas. Crearás un vínculo mucho más íntimo con esa persona. Empieza a intentarlo con alguien cercano si todavía no te sientes muy preparado.


3. Cuando alguien te cuente un problema, no respondas con uno tuyo

large

Liselotte 

Si esa persona te está contando algo es para que la escuches sin interrupciones. No interfieras con tus problemas, porque no lo estarás dejando que se exprese completamente. Déjalo hablar y cuando ya ese alguien se haya desahogado y hayan discutido sobre el problema, tú puedes hablar de los tuyos a modo de ejemplo o para desahogarte también.


4. Si no sabes qué decir, no inventes

large

@Clochouch

Cuando alguien se desahogue contigo y no sepas qué decirle, no rellenes con cosas que no tienen sentido. Es mejor que te limites a escuchar todo lo que quieren decirte. A veces solo necesitan alguien que los escuche y las palabras sobran.

Si sigues estos consejos, verás que tus relaciones con las personas podrían mejorar notablemente. Debemos darnos el tiempo de escuchar a los demás para construir vínculos más sólidos y ser escuchados cuando lo necesitemos. Siempre recuerden que no es cantidad, es calidad.