Por Elvira Vergara
17 julio, 2015

¡Una luz en esos momentos imposibles!

En algunas ocasiones, los niños pueden ser algo impredecibles. Se encuentran de los más feliz jugando, pero de un minuto a otro desatan la ira, y se convierten en unos pequeños diablitos, acarreándoles más de un dolor de cabeza a los padres.

Es muy difícil predecir cuándo vendrá la temida pataleta, que en su expresión clásica acarrea gritos, llantos e incluso golpes, es por eso que te enseñaremos 5 posiciones de yoga que te pueden ayudar a controlar a tu hijo en este crítico momento:

8824caa9eada631b345c2674e40388a9

Julie Cals

1. Aliento de abeja

Invita a tu hijo a tomar una respiración profunda, de esta manera crearás un momento de pausa que ayudará a que se libere tensión. Después haz que se siente en sus rodillas con los brazos hacia atrás, debe inhalar muy largo y exhalar bajando su frente hacia el suelo.


2. La pose del gato

Cuando tu hijo se sienta frustrado, con ira o estrés, invítalo a hacer la pose del gato. Con esta soltará todos sus músculos.

b0688825234edcd5337c8724b54ad24f

 

Marlot Bruyneel

El niño debe ponerse de cuatro patas, y al momento de inhalar debe elevar la cabeza mirando hacia arriba, y dejar caer la columna baja. Cuando exhale, debe hacer el movimiento opuesto, es decir, esconder la barbilla, y levantar la columna vertebral en lo alto cómo un gato.


3. Pose de la nube

Esta posición ayudará a que el niño tome aquello que le está molestando y lo «deje ir». Con esta pose recogerá toda esa frustración invisible y la enviará lejos hacia arriba. Primero que nada, debe sentarse en el suelo. Al inhalar doblará sus rodillas y «recogerá» las nubes invisibles que se encuentran frente a él. Al exhalar debe estirar las piernas y levantar los brazos por encima de la cabeza (soltando la nube)


4. Actitud del árbol

Con esta pose puedes ayudar a que tu hijo cambie de enfoque, equilibrando sus emociones. La quietud y concentración requerida en la pose del árbol trae descanso a la mente frustrada.

a3fed872f875e7aa1ff79ba881de56bd

TheYogaMat Studio

De pie, convertido en un largo y alto árbol, debe descansar un pie a la altura del tobillo o la rodilla, y lograr el equilibrio. Las manos pueden estar juntas de palma en palma tocando el pecho o flotando en el aire como ramas. Después de tomar algunas respiraciones debe cambiar de pie.


5. Pose del niño

Esta pose puede ser muy útil en un momento de estrés, ya que tiene un gran efecto calmante sobre el sistema nervioso central.

ab1577224f28fbc9249276be89e51b0d

 

Viviana Alvarez

El niño debe sentarse sobre los talones y llevar su pecho a la parte superior de los muslos. Sus brazos se pueden estirar hacia afuera por delante, o dejarlos pegados al cuerpo por el lado. Después de esto solo debe respirar y descansar.

¡Esperamos que estas posiciones te ayuden a calmar a tu hijo y que de este modo no dudes de tu vocación de padre!

Puede interesarte