Por Ignacia Godoy
3 octubre, 2016

Solo tienes que fijarte y saber dónde buscar.

Las personas siempre dan señales de su comportamiento y de lo que están pensando, y la verdad es que solo tenemos que aprender a buscarlas. Esto es lo que nos dice el agente del FBI LaRae Quy con 23 años de experiencia. No tienes que ser un súper Sherlock Holmes para saber qué está pasando con la persona al frente tuyo, solo tienes que poner atención a las señales.


1. Define el modelo básico

Hay que aprender a conocer lo que hacen las personas normalmente, por ejemplo tocarse el pelo, cruzar los brazos o las piernas, entre otras cosas. Así, dice Quy, cuando estén nerviosos o enojados podrás identificar que hay movimientos raros o que usualmente no hacen.


2. Prestar atención a las desviaciones

De esos mismos comportamientos que notaste extraños, fíjate cuándo son repetidos. Así puedes pensar la gravedad del asunto para la otra persona, o adivinar lo que le pasa sin que necesariamente te lo diga. Cuando veas a tu mamá haciendo eso que sabes que la tiene en la ira, corre.


3. Fijarse en el sistema de los gestos

Todos hacemos gestos, pero lo que dice Quy es que tienes que fijarte en cuáles son y si están acompañados de otros más. Por ejemplo, aclararse la garganta no siempre viene acompañado de tocarse el cabello o jugar con los pies. En esto hay que tener especial cuidado.


4. Compara el comportamiento

Cuando alguien está hablando con una persona en específico, fíjate en cuáles son sus expresiones faciales por ejemplo, o las corporales. Si se toma el cabello, si se toca la cara, etc. Son señales de la actitud que tiene esa persona hacia la otra.


5. Mirar hacia el espejo

Las neuronas espejo se encargan de darle expresión a nuestra cara, por ejemplo cuando sonreímos esta se relaja. Si quieres saber si a la otra persona le gusta, fíjate en su rostro, si está relajado vas por buen camino, pero si ves un ceño fruncido o algo por el estilo, mejor retírate. 


6. Identifica la voz más autoritaria

El líder del grupo no siempre es el de la voz autoritaria. De hecho hay personas que lideran y la verdad es que sus voces dicen lo contrario. Identifica la voz realmente más autoritaria y te darás cuenta quién realmente depende de los demás y es débil.


7. Mirar la manera de caminar

Si mira hacia abajo mientras camina y tiene una postura un poco encorvada, te darás cuenta que esa persona, amigo, familiar, tiene problemas de confianza. En ese momento tienes que ocupar tus mejores herramientas y alagarlo. Solo tú sabrás la verdad y puedes ayudarlo en ello.


8. Analizar las palabras que indican una acción

Fijarte en los verbos que usa la gente para armar sus frases. Por ejemplo, “decidí irme a tal lugar”. Eso puede significar que esa persona no lo eligió al azar, que miró varias opciones y que calculó todas sus posibilidades. Lo que lo hace una persona nada impulsiva.


9. Buscar pistas personales

Hay ciertas preguntas básicas que te ayudan a leer mejor a las personas:

1. ¿La persona es introvertida o extrovertida?

2. ¿Son las relaciones humanas el punto de partida de todos sus actos?

3. ¿Cómo lidia con el riesgo y la confusión?

4. ¿Qué nutre su ego?

5. ¿Cómo se comporta en una situación de estrés?

6. ¿Cómo se comporta cuando se relaja?

Finalmente Quy dice que tienes que tener paciencia leyendo a la gente porque siempre hay excepciones y al principio te equivocarás, pero si logras dominarlo podrás tener más éxito entendiendo a tus cercanos y mejorarás tus relaciones sociales.

Puede interesarte