Por Teresa Hechem
27 abril, 2015

«Independientemente de quien sea la persona, siempre debemos ser amables y conscientes».

Kathy Hooven es la madre de un pequeño con autismo, defensora de este espectro y escritora. Esta vez, quiso exponer algunas de las muchas cosas buenas que se le pueden comentar a los padres que tienen hijos con autismo.

«Si tu tienes un hijo con autismo, debes saber que hay días buenos y malos, días que te sientes agradecido y otros que no tanto. Todos los padres reaccionan de manera distinta ante este diagnóstico y, obviamente, todos educan a sus hijos de manera distinta. Pero creo que más de alguno se sentirá identificado con mis palabras; una conclusión a la que llegué después de todos estos años de trabajo.

Esta son algunas cosas que sí hay que decirle a los padres que aman a sus hijos con autismo:

kathy-hooven-mighty-son1-04172015-

1. ¡Wow, es increíble lo lejos que ha llegado!

Aunque te des cuenta de que el avance no es inmenso, es bueno decirlo. Porque por pequeño que parezca, el esfuerzo detrás de ese logro es increíble. Así que si lo sientes, dilo y recibirás un afectuoso abrazo.


2. Comentar lo bueno que es para eso

Recalca las cosas positivas. Sea lo que sea. Observa las habilidades porque nosotros nos damos cuenta cuando notamos tu preocupación por nuestros hijos.


3. Mi amigo, hermana, tío o pariente tiene autismo y está en la universidad

Sabemos que esa persona no es nuestro hijo, pero cuando escuchamos historias de éxitos, no fortalecemos y nuestras esperanzas crecen.


4. ¿Hay algo que pueda hacer para ayudarte?

Sabemos que la gente está juzgando. Sabemos que la gente está mirando. Sabemos que la gente no lo entiende, pero esas 7 palabras de solo una persona son maravillosas y no saben cuánto nos ayudan.


5. Él siente demasiado, ¿cierto?

Esta es una comprensiva manera de decirnos algo cuando notas que mi hijo llora con facilidad. Reconoces que puede ser por algo mayor y no porque nuestro hijo sea malcriado o yo una mala madre.


6. Él realmente te ama

Hay personas que piensan que los niños con autismo no sienten y eso es falso. Ellos sienten amor. En esos días que perdemos la paciencia, nos encanta cuando alguien nos vuelve a confirmar ese amor. Sabemos que nuestros hijos nos aman como a nadie más. Y aunque ese amor puede ser «diferente», nunca debe ser minimizado.


7. Me pregunto qué es lo que estará pensando

Eso mismo me pregunto yo todos los días. Gracias por preguntarme y apoyarme.


8. Me ha enseñado mucho

Estos niños ven el mundo de otra manera y si te tomas el tiempo para llegar a conocerlos, abrirás tu mente y corazón y serás una persona mejor.


9. Traje una botella de vino

A pesar de que no entiendes completamente cómo es amar a un hijo con autismo, el hecho de que estés aquí en mi casa y con una botella de vino tratando de entender, es increíble. No hay palabras para expresar nuestra gratitud. Amamos sentir que tú también estás con nosotros.

Cuando estés tratando de decidir qué es lo que deberías decir, ten en cuenta que a pesar de que las personas con autismo puedan no decir una palabra, ellos sí se comunican. A lo mejor no es necesario que digas algo. Puede que solo una sonrisa o un dulce «hola» sea suficiente para comunicarte con mi hijo. Lo mismo ocurre con los padres. Si iniciamos la conversación y te decimos «Mi hijo tiene autismo», no estamos esperando una gran respuesta. Solo danos una mirada cómplice, una sonrisa amable y pregúntanos cómo está. Probablemente te digamos «bien» o te contemos un poco más sobre lo lejos que ha llegado. Sea cual sea nuestra respuesta, nunca olvidaremos que preguntaste por él. 

Puede interesarte