Por César Ruiz
1 febrero, 2016

5. Te alegras por los éxitos ajenos

El éxito es algo que muchas personas se la pasan buscando durante toda su vida; la felicidad, es lo que yo creo que es el fin principal de nuestra existencia. Igual, de seguro, es mejor si se consiguen las dos cosas. Hay ciertas cualidades que sin duda ayuda a obtenerlos y que no necesariamente son sobre lo capaz que eres para hacer algo, sino de cómo te percibes a ti mismo y cómo te relacionas con los demás.

Espero que te identifiques con la mayoría de las cualidades que te presentamos a continuación:

1. No crees que eres especial

Eres persistente y consistente con la realización de tus objetivos. Te das cuenta de que el éxito se basa en ambiciones, empeño y fuerza de voluntad. Además no persigues una fama barata, por eso aceptas tus defectos y no escatimas en elogios para otras personas.


2. Eres capaz de compadecer a los demás

El saber ponerse en el lugar de otro es una habilidad extremadamente importante y útil porque te da la oportunidad de mirar el mundo y las distintas situaciones que suceden alrededor desde un ángulo distinto. Este enfoque te cuida de los malos entendidos o las acusaciones precipitadas.


3. Tienes algo que demostrarte a ti mismo

Algunas personas tienen la costumbre de probar lo equivocados que están los demás y cuando eso funciona, sienten una satisfacción. Pero la satisfacción solamente se puede lograr al demostrarle algo a la persona más importante en tu vida: a ti mismo.


4. Te das cuenta de que la dignidad y el respeto se quedan para siempre

No importa quién seas y a quién tengas que tratar, respetas a todos igual. De esta manera recibes el respeto a cambio y te rodeas de la gente que estará dispuesta a ayudarte cuando sea necesario.


5. Sabes que el éxito se logra con esfuerzo y determinación

Siempre habrá personas que serán más talentosas e inteligentes que tú. Sin embargo, el que realmente quiere lograr algo, lo logrará a pesar de todo.


6. Te alegras por los éxitos ajenos

El principal motivo del éxito tanto laboral como personal es la habilidad de alegrarse por los logros de los demás. Los mejores equipos consisten en aquellos que se ayudan mutuamente, conocen su papel y no solo están preocupados por su éxito personal sino que valoran los logros del equipo en general.


7. Consideras el dinero como una oportunidad, no como una recompensa

El dinero no es el objetivo sino un medio. Te das cuenta de esto, por lo tanto al pensar en tu próximo sueldo no te imaginas el dinero en sí, sino lo que harás con él. No importa cuál sea tu plan.


8. No buscas un balance entre el trabajo y la vida personal, simplemente vives

Es imposible cuidar ese límite simbólico entre el trabajo y la vida personal. ¿Por qué? Porque tú eres tu trabajo. Todo lo que haces y lo que te hace la persona que eres. La persona que no lo entiende, no vive, sino simplemente trabaja.


9. Buscas nuevas emociones constantemente

No estás estancado. Sabes que eres único y capaz de aportar algo al desarrollo de este mundo. De acuerdo al psicólogo Robert Cloninger, «la búsqueda de lo nuevo es una de las características que te hacen más saludable y feliz. Te impulsa a desarrollar tu personalidad».

¿Con cuántas te identificaste?

*Esta es una adaptación libre del medio Business Insider

Puede interesarte