Por Ruben Peña Blanco
10 noviembre, 2016

Me iré a la India a vender basura. Yo también quiero ser millonario 🙁

Este hombre se llama Dominic Johnson-Hill, es un británico que no tuvo mejor idea de emprendimiento que el de vender latas con aire contaminado de Beijing, como sirve de recuerdo para todo el que viaja a esa ciudad. Lo peor de todo es que el concepto de su negocio ha sido todo un éxito y el afortunado hombre ahora es millonario.

1366_2000
Beijing Air

Después de ver una serie de empresas triunfar enlatando aire fresco de países como Francia, Canadá o Australia y venderlos en China, Dominic decidió hacer realidad la idea en su cabeza y vender la conservas de aire de Beijing, en China y en el extranjero.

El souvenir, con todo su grado hortera y kitch, debe reflejar la idiosincrasia o al menos algún rasgo característico del destino al que hemos viajado. Lo que caracteriza Beijing, la capital de la República Popular China y una de las ciudades más pobladas del mundo con más de 21 millones de personas, es la contaminación.

canned-beijing-air2-600x978
Beijing Air

“Había visto a la gente comprar como loca aire comprimido de Canadá y Australia, así que pensé que era el momento de impulsar el negocio de otra manera”, dijo el intrépido emprendedor.

Las ventas de su producto, el Beijing Air, no solo se dan entre los viajeros, también hay muchas peticiones online. Las cifras de Johnson-Hill son significativas: se venden cerca de 100 latas al día, lo que significa unos 150.000 euros al año en ventas, y eso que los ingredientes que figuran en la etiqueta (“oxígeno, nitrógeno y otras cosas”) no son precisamente tranquilizadores.

279086_750x480_crop_581e7622bf272
Beijing Air

Si deseas comprar el aire comprimido y contaminado cuesta alrededor de 4 dólares. Este sí que es un verdadero “vendedor de humo”.

¿Te comprarías una lata con aire contaminado?

Puede interesarte