Por Elena Cortés
18 abril, 2016

Lo que quería era una vida de calidad, no cantidad.

A pesar de que suene duro, un médico, siempre estará mucho más preparado para su muerte que una persona que no lo es. Después de toparse con las realidades más crudas, los tratamientos más largos y caros y los finales más tristes saben qué es lo que conviene y lo que no en sus últimos momentos de vida y es por eso que Ken Murray, un profesor asociado a la Universidad del Sur de California, escribió un artículo muy interesante, que queremos compartir, donde habla acerca de todo lo que gira entorno a la aceptación de la muerte.

NO
No resucitar // Wall Street Journal

Hace años, a Charlie, un ortopedista muy respetado y mentor mío, se le hizo un nudo en el estómago cuando uno de los cirujanos más prestigiosos del país le diagnosticó cáncer de páncreas. Este cirujano había desarrollado un procedimiento que podría triplicar la supervivencia de los pacientes con una esperanza de vida de 5 años, aunque con una mala calidad de vida.

Pero Charlie, de 68 años de edad, no estaba interesado. Al día siguiente se fue a casa, cerró su consulta y nunca volvió a poner un pie en un hospital. Se concentró en pasar tiempo con su familia. Varios meses después, murió en su casa. No recibió quimioterapia, ni radiación, ni tratamientos quirúrgicos. La Seguridad Social no gastó mucho en él. No es algo de lo que nos gusta hablar, pero los médicos también mueren. Lo raro en ellos es los pocos tratamientos que reciben en comparación con el resto de la población.Saben exactamente lo que va a ocurrir, conocen las opciones y, generalmente, tienen acceso a cualquier tipo de atención médica que pudieran desear. Pero tienden a ir con serenidad y tranquilidad.

-Ken Murray en su artículo-

no2
No resucitar. Permitir muerte natural. Dar cuidado / Wall Street Journal

Se supo, al mismo tiempo, que según una encuesta realizada a 765 médicos,daba que  el 64% sabía qué medidas tomar y no para salvarse la vida, en caso de sufrir una enfermedad avanzada.

Una de las cosas que se evita por completo por parte de los médicos son los fármacos innecesarios como las típicas pastillas, como ibuprofeno, que uno toma para cosas como un dolor, un malestar, etc.

Muchos médicos se han tatuado en el cuerpo señales de alerta, en caso mueran.

NO1
No poner a esta persona bajo soporte de vida artificial bajo ningún motivo. Donar las partes reutilizables cuando muera y cremar el resto / Wall Street Journal

Piden que no se les haga reanimaciones, ni tampoco entubamientos. Simplemente una muerte natural.

La pregunta de los pacientes a los médicos siempre es: ¿usted qué haría? y desgraciadamente casi ninguno responde.

Es bueno informarse un poco más y saber que la forma natural es siempre la más conveniente, mientras más lejos estemos de esas sustancias químicas, esas que nos engañan haciéndonos sentir mejor por ratos, tendremos un adiós más tranquilo.

Puede interesarte