Por Paulina Flores
18 enero, 2016

En Reino Unido, 8 de cada 10 suicidios es masculino. Y sólo el 5% lo hace tras sufrir depresión.

Mientras la tasa de suicidios de mujeres se mantiene más o menos estable desde el 2007, desde el 2001 que la de los hombres ha ido subiendo de nivel. En Reino Unido, 8 de cada 10 suicidios son masculinos. Durante el 2013 la causa de muerte más común para hombres de entre 20 y 49 años no eran los accidente automovilísticos, los robos a mano armada o los ataques al corazón, sino la propia decisión de no seguir viviendo.

Pero, ¿cuál es el motivo de que los hombres se suiciden más que las mujeres? El Laboratorio de Investigación de Conductas Suicidas dirigido por el Dr. O`Connor, da algunas respuestas.

Lo primero que habría que aclarar es que, a diferencia de la creencia común, la depresión no es lo que motiva a las personas a terminar con su vida.

“Menos del 5% de las personas que sufren depresión se suicidan.  Así que la enfermedad mental no lo explica. Para mí, la decisión de suicidarse es un fenómeno psicológico”.

-Dr. O`Connor-

El Laboratorio de Investigación de Conductas Suicidas de O’Connor trabaja con supervivientes en hospitales, evaluando sus casos dentro de las primeras 24 horas tras un intento, y haciendo el seguimiento de su progreso posterior. Su principal objetivo es entender la psicología de la mente suicida en varones, y tras años de estudio, parece haber llegado a la clave: el perfeccionismo social.

Un perfeccionista social es aquella persona que se identifica con los roles y responsabilidades que cree tener en la vida. En el caso del hombre, algunas de las expectativas clásicas a las que deben ajustarse son las del hijo exitoso, el hermano ejemplar, el buen padre, el amante, el esposo, el proveedor. No se trata de lo que ellos esperan de si mismo, sino de lo que creen que piensan de los demás sobre sus fracasos. Algo que resultar muy tóxico, pues el Dr. O`Connor a encontrado una relación entre perfeccionismo social  y tendencias suicidas presentes en todas las poblaciones en las que ha trabajado, sin diferencia según estrato socioeconómico.

“No tiene nada que ver con lo que la gente piensa realmente acerca de uno. Sino con lo que uno cree que ellos esperan. Lo verdaderamente problemático es que esto está siempre fuera de tu control”.

-Dr. O`Connor-

En resumidas cuentas, un perfeccionista social es alguien que tiene unas expectativas inusualmente altas de sí mismo. Su autoestima pende peligrosamente de su capacidad para mantener un nivel, a veces imposible, de éxito. Ante el fracaso, colapsa

pieta
Young-jik Jo

En Asia, la catastrófica creencia de no estar cumpliendo con las expectativas, muestra un rápido crecimiento en Asia, ya que sus tasas de suicidio se han disparado. Corea del Sur posee la segunda tasa de suicidios más alta del mundo. Según informes del 2011, cerca de 40 surcoreanos se suicidan por día.

El psicólogo Uichol KimUn cree que esto puede deberse a la miseria desatada tras el vertiginoso paso de Corea del Sur, de la pobreza rural a la opulencia urbana.

“La vida giraba en torno a la cooperación y el trabajo en común. Por lo general, se trataba de una cultura basada en compartir, dar y cuidar. Pero en la ciudad moderna es todo mucho más competitivo, más basado en la superación de logros. Ahora uno se define según su estatus, su poder o su riqueza, y esto no forma parte de la tradición cultural. Un estudioso de Confucio, viviendo en una granja dentro de una aldea, podría ser muy sabio, pero nunca dejaría de ser pobre. Hemos querido enriquecernos, y como resultado, hemos sufrido una especie de amputación del significado personal. Hablamos de una cultura sin raíces”.

-Uichol KimUn-

Las diferencias entre hombres y mujeres a la hora de enfrentar el fracaso de sus proyectos sociales, explicaría por qué para ellos la solución terminaría en la muerte. Mientras ellos prefieren reservarse sus problemas, ellas obtiene provecho dando visibilidad a sus proyectos y a los retos que afrontan en su búsqueda.

2
Starmedia

Cuando se trata de cargos directivos, las diferencias relevante entre géneros también se hacen ver: Los hombre están principalmente motivados para el avance, centrados en ir abriendo paso. Las mujeres, en cambio, se preocupan más por el clima organizativo, por cómo conectan con el resto.

*Este post es una interpretación libre del medio elPaís

Puede interesarte