Por Pamela Silva
9 junio, 2017

“Todo lo que puedo pensar es dejar este mundo”.

Sheri Shermeyer era una mujer de Pensilvania como cualquier otra, tenía un hijo y estaba casada. Pero detrás de la aparente normalidad, Sheri ocultaba un oscuro secreto: no era feliz y estaba deprimida. 

Los problemas con su esposo eran intensos, se sentía una “madre soltera en una casa de dos padres”, él la amenazaba constantemente con el divorcio, la ignoraba y la maltrataba psicológicamente. Sheri sufría y un día después de Navidad, no aguantó más.

Todo lo que puedo pensar es dejar este mundo. Poner una pistola en mi boca y terminar… que es lo que va a pasar”

-Sheri Shermeyer

Facebook Sheri Shermeyer

Lo único que amaba Sheri era a su hijo de un año, John; por él seguía respirando. Pero el 26 de diciembre de 2016 la mujer decidió que ya no era capaz de seguir viviendo como lo estaba haciendo y colocó una pistola en su cabeza, suicidándose.

Facebook Sheri Shermeyer

Sin embargo, tampoco planeaba dejar que su hijo viviera con su marido, así que antes colocó una almohada sobre la cara del menor y lo asfixió.

Y para que su marido supiera que él era el responsable de sus acciones, decidió publicar una carta en Facebook donde expresaba por qué había tomado esa decisión.

Facebook Sheri Shermeyer

“Siempre pensé en mí misma como una persona fuerte. He pasado un infierno y todavía tenía una sonrisa. He perdido demasiada gente; familia, amigos, mascotas, trabajos, etc. Pero, últimamente no me siento tan fuerte”.

“Me he estado muriendo lentamente por dentro. Estoy confundida, simplemente devastada. Ahora casi nunca salgo en público ni socializo con la gente. Me he convertido en una ermitaña”.

Facebook Sheri Shermeyer

“Pensé que el amor sería suficiente, pero no lo es. Nunca volverás a ver a tu hijo. No mereces tener un hijo, tener un legado”.

¿Por qué estoy poniendo esto en las redes sociales para que todos lo vean? Porque esta parece ser la única manera de que lo veas. Adiós, buen viaje, desearía nunca haber perdido estos últimos años contigo”.

Es lamentable que las relaciones lleguen a estos extremos, ¿no creen?

Te puede interesar