Por Gillian Armstrong
19 Mayo, 2017

No fue un acto de magia. Por lo que tuvo que pasar son situaciones que marcan de por vida.

Hay personas que nacen con un cuerpo que no es el de ellos. Sienten que su físico no los representa, y por fortuna hoy en día las opciones para poder corregir eso son varias. La vida se torna de negra a blanca y la libertad puede verse como una realidad en vez de sólo un deseo.

Tal como le sucedió a Schuyler Bailar, quien se atrevió a compartir toda su historia a través de su Instagram y mostrar su “antes” y “después” a través de una foto comparativa.

Sin duda que son dos jóvenes son personas muy diferentes, y las herramientas que se le dieron a este chico paro poder convertirse en lo que él quería resultaron ser muy efectivas.

En la primera imagen aparece cuando era una mujer en su baile de graduación, y a la derecha se puede ver cómo luce Schuyler en la actualidad. Si bien por fuera lucen completamente diferentes, por dentro son la misma persona, pero ahora tiene mucha más madurez y seguridad en sí mismo.

“El cambio es posible. La felicidad es posible. La autenticidad es posible, pero todas estas cosas toman tiempo, esfuerzo, perseverancia y amor propio“, fue una de las frases que añadió en su pie de todo, el cual anima a los demás a amarse a si mismos, entre muchas otros consejos inspiradores.

“Todo eso es posible, nunca te olvides de eso. Nunca se den por vencidos, mis amigos”, escribió el joven de 21 años.

“Reconozco que esta imagen es una total simplificación de mi viaje. No desperté un día y me convertí en un hombre, ni tampoco fui verdaderamente una mujer. Siempre fui yo, aunque haya crecido con un vestido o una corbata”, continuó el chico que alguna vez vivió en otro cuerpo.

Su publicación llegó a más de 6.000 likes y sus seguidores ya superan los 56.000.

Muchos jóvenes pasan por difíciles procesos de cambios internos que pueden causarles mucho dolor. Pero ser apoyados tanto por sus cercanos como por la sociedad hará que vivamos en un mundo libre y sin diferencias, donde todos podamos ser como quienes en realidad nos sentimos.

Te puede interesar