Por Diego Cid
12 abril, 2017

Desde 1973 no volvieron a verse, hasta ahora.

Las historias de amor son muy bonitas de ver y compartir, pero no siempre tienen finales felices. Justamente una de éstas está dando de qué hablar y lo que ha sucedido te romperá el corazón. Todo comenzó cuando el programa de televisión chileno “Espías del Amor” decidió unirse a la causa de Fernando, un hombre de 62 años, para encontrar al amor de su vida de quien el destino lo separó.

Y no pudo contener la emoción.

CHV

Todo empezó cuando Fernando Mellado y Marianely Rivas se conocieron en la Universidad de Chile a sus 17 años. Él trabajaba ahí como encargado de pabellón y ella estudiaba. Ahí fue cuando se enamoraron.

Sin embargo, con el golpe de estado ocurrido en 1973 ella debió volver a su natal República Dominicana y nunca más volvieron a verse. Hasta que pasaron 44 años y el programa decidió apoyar a Fernando en su intención de buscarla una vez más tras retomar contacto a través de Facebook.

CHV
CHV

Junto a Fernando viajó uno de los periodistas del programa, Marcelo Arismendi, a República Dominicana. Todo con el fin de encontrar al amor de su vida.

Se probó bastante difícil, pues no lograban contactar a Marianely ni encontrar su hogar. Para colmo, todo indicaba que ella estaba casada.

CHV

La mejor noticia llegó, pues lograron cumplir la misión de encontrarla. Además se enteraron de que Marianely se divorciaba.

Es más, ella decidió viajar a Chile con Fernando para que empezaran una vida juntos, todo después de que no pudieran contener la emoción de reencontrarse.

CHV
CHV
CHV

Puedes ver el impactante video de su reencuentro aquí, pero lamentablemente no es donde la historia termina.

Comenzaron a planificar todo. Ella ya tenía el divorcio completo dos días después.

Sin embargo aún no podía viajar, así que pasaron un tiempo juntos en República Dominicana aprovechando su renacido amor.

CHV
CHV

Tres meses después, el destino demostró que, en muchos casos, puede ser bastante, bastante cruel. A nivel de decidir que la vida de Fernando ya se había prolongado por mucho tiempo.

Dos semanas antes de que Marianely viajara a Chile, un paro cardiorespiratorio acabó con él. No tuvieron siquiera la posibilidad de despedirse.

CHV

“Mi mayor miedo es no lograr verla, no lograr contacto visual. Si dios permite que nos veamos y reconozcamos quiénes fuimos, fantástico. De ahí en adelante Dios puede hacer lo que quiera. Si me tengo que morir, que me muera, porque moriré feliz”.

Fernando Mellado.

CHV

Al menos a ella le quedó una pequeña satisfacción: la de tener una última oportunidad para verlo y demostrar que el amor nunca había cambiado.

CHV

Esto nos demuestra que no podemos dar nada ni a nadie por sentado, y que nunca es tarde para amar de verdad, aunque sea por un momento.

Puede interesarte