Por Ignacio Mardones
22 abril, 2015

Habían perdido todas las esperanzas.

Pete Benda estaba subido en la parte alta de un escenario arreglando las luces, cuando de pronto perdió el equilibrio y su cabeza impactó con fuerza contra el suelo. Después de eso, su familia comenzó a ver todo negro. Lo habían dado por perdido, su cráneo estaba destrozado y los doctores no tenían buenos pronósticos. Lo único que se podía esperar era que pasara el resto de su vida en un estado de parálisis moderada, pero él les dio a todos una sorpresa:

httpv://youtu.be/zP9NZF4F2Q8

Puede interesarte