Por Alvaro Valenzuela
22 enero, 2016

Al darse la mano se transfieren más bacterias que cualquier otra forma de saludo.

Palmas sudorosas, apretones dolorosos o manos sin fuerza serán tu menor preocupación a la hora de saludar a alguien estrechándole la mano. Científicos de la Universidad de Aberystwyth en Gales han demostrado que el típico saludo cordial de la cultura occidental, un apretón de manos, transfiere más bacterias que otras formas de saludo de contacto con la mano. Incluso están llamado a la adopción generalizada del choque de puños o nudillos en su lugar, especialmente durante los brotes de gripe.

Los científicos dicen que en las manos y dedos hay muchos gérmenes y bacterias que nos traspasamos a través de las diferentes cosas que tocamos como los teclados de computadoras, manillas, puertas, etc.

El estudio fue liderado por David Whitworth y una estudiante de PhD llamada Sara Mela. Los investigadores tomaron un par de guantes de goma estériles y lo sumergieron en un caldo de cultivo de bacterias para que su exterior quede completamente revestido con la bacteria E. coli. Luego realizan una serie de saludos como choques de puños, el popular high five (“dame esos cinco”) y el saludo normal del apretón de manos. Los resultados, publicados en American Journal of Infection Control , mostraron que estrecharse las manos trasladaba 10 veces más bacterias que un choque de puños y cinco veces más que el high five.

Anthony Pugh/BBC
Anthony Pugh/BBC

Se cree que entre menos contacto y menos duración se reduce la propagación de bacterias en un saludo.

“Definitivamente hay un lado serio en esta historia. Superficialmente parece muy antojadizo pero tiene un mensaje serio por debajo. Si hay una pandemia de gripe entonces estrecharse las manos sería algo que no pensarías hacer en un hospital para no propagar las bacterias”.

-David Whitworth, en entrevista con la BBC-

No es primera vez que se realiza un estudio que intente prohibir estrecharse las manos en hospitales y para estos científicos puede ser algo que puede cambiar la relación doctor-paciente.

“Hay mucha inercia a cambiar esto, un apretón de manos es una insignia de la oficina y los médicos son entrenados para tener un firme apretón de manos para infundir confianza en sus pacientes pero ahora hay que preguntarse si es el comportamiento apropiado”.

Expertos en sanidad recomiendan una reverencia o el “Namasté” indio como la forma más segura de saludarse. Y, obviamente, si las personas se lavaran las manos de forma regular las bacterias también se reducirían notablemente.

Puede interesarte