Por Alvaro Valenzuela
21 noviembre, 2016

“Hola, hablas con la policía. ¿En qué te puedo ayudar?… Mami no me responde… “.

Suzie McCash tiene sólo cuatro años sin embargo ya es toda una heroína en su país. La pequeña de la ciudad de Tynemouth, Inglaterra vio como su madre se había desvanecido y estaba punto de perder la vida entonces llamó al servicio telefónico de emergencia de aquella nación (el 999) para que fuera atendida por paramédicos. Ahora su caso es un ejemplo de por qué es importante enseñar a los niños a usar el teléfono.

– Hola, hablas con la policía. ¿En qué te puedo ayudar?
– Mami no me responde.
– ¿Qué está haciendo tu mami?
– Esta sentada en el sofá. No está haciendo nada…

Lo anterior es un fragmento de la conversación que sostuvo Suzie con el servicio telefónico de emergencia británico luego de que su madre sufriera un choque anafiláctico por una alergia y se desmayara. “La reacción alérgica que tuve fue severa, todo pasó muy rápido. No me dio tiempo de llamar al servicio de emergencia. En ocasiones anteriores, he sido capaz de hacerlo”, dijo a la BBC Rowena McCash, la madre de Suzie.

“Yo sé llamar al 999 (el número del teléfono de urgencias en Inglaterra). Mi mami me enseñó. Pero no sabía qué más tenía que hacer”, dijo la pequeña recordando el día de su gran hazaña. Sus padres le habían dicho que, si alguien tenía algún problema y no había adultos cerca, tenía que buscar un teléfono y comunicarse con el 999. Por suerte fue muy obediente.

Escucha la llamada que hizo Suzie a la policía en el siguiente video:

Adam Hall, el oficial que recibió el llamado en el centro de atención policial, estaba sorprendido con los datos que Suzie le dio.

Y de hecho bastaron sólo quince segundos de llamado para darse cuenta que algo andaba mal. “Fue fantástica, desde el principio hasta el final. Nos dio información precisa. Incluso mencionó la palabra anafiláctico, no sé cómo una niña de cuatro años sabe eso“.

Poco después la madre pasó al teléfono haciendo un gran esfuerzo y solo pudo decir tres palabras. “Aló. Sí. Alergia”. Ahí el agente Hall comprendió que no era un simple desmayo o algo menor, sino que realmente Rowena estaba en grave peligro. Así que de inmediato envió una ambulancia al sector de donde había salido la llamada.

BBC
BBC

 Pero todavía le quedaba trabajo a la pequeña gran heroína.

Suzie se encargó de ayudar al servicio de emergencia a dar con su hogar y recibir a los paramédicos. El oficial Hall le pidió que fuera una “niña grande” y abriera la puerta de su casa. Suzie nunca colgó la llamada, y minutos después se alcanza a escuchar cómo intenta, sin éxito, abrir la puerta pues no alcanzaba la chapa. Segundos después, quién sabe cómo, la pequeña logró abrir la puerta. “¡Está abierta!”, exclamó airosa Suzie.

A los pocos segundos empezó a acercarse una ambulancia a la casa de los McCash y el agente felicitó a Suzie por haber llamado y le prometió que a su mamá la iban a ayudar. Rowena dijo estar muy orgullosa de su hija y destacó su inteligencia aunque la sorprendió muchísimo su actuación el día del incidente. “Me dijeron que dejé de respirar durante un tiempo. Recuerdo el momento en el que comenzó todo y vagamente la ambulancia. No mucho más aparte de eso. No recuerdo haber escuchado a Suzie hacer la llamada”.

Policia de Northumbria
Policia de Northumbria

Jamie Frend, el paramédico que trató a Rowena antes de ser trasladada al hospital, dijo que la niña le hizo uno de los resúmenes más sucintos y profesionales que ha recibido.

“Me dijo que su mamá probablemente tenía una reacción a algo, que había tomado su medicación dos veces pero que no había funcionado”, recuerda. “También me explicó cómo estaba su mamá antes de la llamada al 999 y durante la misma, lo que me permitió saber bastante bien qué estaba pasando”, añadió.

La superintendente del departamento de policía local, Nicola Musgrove dijo a la BBC que de no ser por la rapidez y astucia de Suzie no probablemente su mamá habría fallecido. Por esta razón la niña se ganó un premio para ir de visita al centro de emergencias de la policía. Le permitieron escuchar la sirena de la ambulancia y ver las luces de emergencia del vehículo encendidas.

¿Batman, Superman, Aquaman? No mejor llamen a Suzie.