Por Teresa Donoso
19 agosto, 2016

“La infancia es un derecho que no se toca”.

Con motivo del día del niño, el Ministerio de Educación y Cultura de Paraguay junto a Laboratorios Díaz Gill, con el apoyo de Amnistía Internacional y la OEI acaban de lanzar una particular campaña contra el abuso infantil que va mucho más allá de los afiches publicitarios: ellos decidieron crear un elemento que pueda prevenir el abuso infantil y al mismo tiempo que crear conciencia sobre este difícil tema social.

Para ello crearon unos muñecos, a quienes llamaron Aramí y Amaru, que prometen ser los primeros juguetes anti-abusos de nuestra era.

Se ven como cualquier otro juguete pero funcionan como una herramienta para educar y también para prevenir ya que en su interior cuentan con un dispositivo que hace que cuando los padres, niños o educadores presionan ciertas áreas del cuerpo los muñecos hablen indicando que esa es una parte íntima.

A través de un dispositivo de sonido ubicado en su interior, son capaces de emitir mensajes educacionales cada vez que alguien presiona sus partes íntimas utilizando frases como “No me toques ahí” ó “Si me hacés naná le cuento a mi mamá”.

Cuando consideramos que cerca de 700 niñas resultan embarazadas producto de abuso sexual en Paraguay y consideramos la cantidad de menores, niños y niñas por igual, que son abusados cada año alrededor del mundo, es obvio que necesitamos medidas preventivas más eficaces.

La presidenta de los Laboratorio Díaz Hill, Renate Henning, afirma que la mejor forma de prevenir un abuso sexual es a través de la educación. Ella hace énfasis en la educación familiar:

“La educación tiene que empezar por la madre, el padre, los hermanos”.

Sin embargo, no siempre es fácil hablar de estos temas y ponerlos de forma abierta sobre la mesa. En muchos países de Latinoamérica sigue considerándose tabú hablar del abuso, su ocurrencia o las formas de prevenerlo. Es ahí cuando el juguete entra a cambiar la dinámica de esta conversación abriendo un muy necesitado diálogo a través del juego y lo didáctico.

Glenda Maldonado, Jefa de Dirección de Orientación Educativa del Departamento de Apoyo Psicosocial, asegura que este es el mejor método para enseñarle a los niños sobre el abuso:

“La utilización de estos juguetes va a servir dentro de lo que es el proceso de empoderamiento del niño de su cuerpo. De ser dueño de su cuerpo”.

arami
KausaCreativa

Hasta ahora se han podido manufacturar 500 muñecos y esperan poder fabricar muchos más para lograr llegar a todas las niñas y niños que necesitan de una Aramí o un Amaru para estar más seguros.

Aquí es donde entras tú: para completar la segunda fase de producción de muñecos se necesitará que más empresas se animen a financiar la producción y distribución de más Muñecos Antiabusos. Desde todos los puntos de vista esta es una causa noble, hermosa, digna y muy importante, por lo que no debiese ser difícil plantearte donar.

Si eres empresario y te interesa donar, no dudes en escribirles a su página de Facebook @KausaCreativa.

Tal como concluye el video: “La infancia es un derecho que no se toca”.

Puede interesarte