Por Camila Cáceres
3 noviembre, 2016

Hannibal Lecter le daría “me gusta”.

Justin Crow quedó profundamente marcado por la muerte de su abuelo, tanto que cambió completamente como veía el mundo en un sentido que para muchos se volvió algo macabro: Normalizó para él la muerte. Es más, la hizo entrar en su casa y sentarse a tomar te. Justin comenzó a considerar la muerte parte de la rutina de todos los vivos— no sin algo de razón.

4
Justin Crow

Más extraña fue su creciente colección de huesos humanos que comenzó a comprar como coleccionista, hasta reunir 200 huesos de 200 personas diferentes.

Justin estudió arte y se especializó en la cerámica, y más aún, en las piezas de uso diario, como los platos, los vasos y los cubiertos.

10
Justin Crow

Al ver sus 200 piezas reunidas, de pronto supo exactamente lo que había querido hacer desde niño: Regresarlos otra vez al gran ciclo de la vida.

Para celebrar su serie “Nutrición”, invitó a sus amigos a cenar. Hablaron de la muerte y la mortalidad. La verdad es que el video, si bien está en inglés, es enternecedor.

2
Justin Crow

Luego de enterarse de su proyecto, algunas personas le pidieron que hiciera piezas especiales con las cenizas de sus difuntos. 

Justin dice,

“En vez de observar una fotografías o una urna de cremación en una repisa, ellos querían una forma de seguir interactuando con las memorias de sus seres queridos. Es una forma de mantenerlos cerca”.

8
Justin Crow

Similar a lo que él buscaba con su abuelo y el resto de su colección, así que accedió gustoso y pronto, este octubre recién pasado, acabó por abrir una tienda: Chronicle Crematión Designs, “Diseños para una Crónica de la Cremación”.

6
Justin Crow

Lo que comenzó como un proyecto artístico inspirado por la tragedia, es ahora un negocio que quiere cambiar como miramos a la muerte y a la memoria de los que ya no están.

¿Qué te parece?

Puede interesarte