Por Teresa Hechem
17 septiembre, 2015

Una historia sin actores: «La llave de gas estaba abierta. Ella quería provocarme una muerte silenciosa»

Este es un experimento real, sin actores ni personas inventando sus historias. Un grupo de gente fue a una terapia grupal y terminaron encontrando la esperanza que buscaban. Las verdades que se revelaron eran tan crudas y tristes, que todos se sintieron apoyados. No imaginaban que sus compañeros irían a contar algo muy diferente…

httpv://youtu.be/F9J-UTWZHYE

 Todos encontraron consuelo, apoyo y esperanza con las historias de sus compañeros:

Luego de la terapia, estas personas compartieron conclusiones muy inspiradoras y que vale la pena considerar:

«Y desde luego aprendí que no quiero a nadie en mi vida que no quiera estar a mi lado. Si quieres estar a mi lado, estás conmigo, con mi pasado, mi presente y mi futuro. Tal y como soy». 

«La vida tiene demasiadas cosas bonitas para perdértelas. Merece la pena luchar, seguir adelante. Es duro, sí no te lo voy a negar. Pero, para mi la palabra «No puedo» no existe si no lo he intentado antes. No tires la toalla antes. No merece la pena. La vida es preciosa y fugaz». 

¡Un video espectacular y con mucha energía positiva que merece ser compartido!

Puede interesarte