Este felino se acerca por la espalda a un hombre demasiado relajado.

Sigiloso, tranquilo, con movimientos lentos y absolutamente ensayados. Así se acerca un jaguar de color oscuro a un hombre que le da relajadamente la espalda. El animal está listo para saltar, pero el sujeto aún no se mueve ni un milímetro, hasta que en el último momento las intenciones del enorme felino quedan claras.

Si tu expectativa es que el animal ataque al hombre, te adelanto que el final de este video difiere mucho de esa situación.

Kal-El, como se llama el jaguar que aparece en el registro, es en realidad uno de los felinos regalones de Eduardo Serio, a quien se le ve despreocupado contra el muro.

El animal sí está acechando a Eduardo, pero no para atacarlo sino que para jugar con él y darle un par de cariñosos lengüetazos.

Kal-El es parte de los cientos de grandes felinos -leones, tigres, linces- que una fundación llevada adelante por Eduardo cuida en un terreno en México.

Y la entidad, The Black Jaguar White Tiger Foundation, también se dedica a intentar modificar las normas legales que permiten tener criaderos de estos animales en ese país.

Paralelamente al trabajo que realiza en pos de esos objetivos, Eduardo pasa grandes momentos con los animales jugando.

A través de la cuenta del trabajador de la fundación Boko Farías Gonzáles en Instagram puedes revisar otros videos de los grandes felinos jugando y descansando.

«Amor verdadero, incondicional y puro. Papa Bear y Lewis».

Puede interesarte