Por Ignacio Mardones
10 marzo, 2016

«Seguiré besando a mi mamá en los labios hasta que sea adulto. Lo he hecho por tanto tiempo que ya es normal para mí».

Cada familia tiene sus propias formas de demostrarse afecto. Algunos padres son fríos, distantes y reservados con sus hijos. Mientras que otros, se expresan cariño todo el tiempo y todos los días. Incluso, hay padres que llevan hasta la adultez de sus hijos la costumbre de besarlos en los labios. No lo ven como algo extraño, a pesar de que no sea común en la sociedad. La mayoría de ellos no piensa dejar de hacerlo. Tienen un vínculo muy especial con sus «niños» y están felices de poder expresarlo de esta forma.

Captura-de-pantalla-2016-03-10-a-las-15.32.37
Lucy Ray

Cheryl Leach es una de las madres que se enorgullece de besar a sus hijos en la boca. Jordan, de 16 años, adora que su madre de 42 le de muestras de cariño de esta manera. Lo primero que hace cuando llega de la escuela, es saludarla con beso y luego se va a hacer las tareas.

Este tema ha generado controversia. Hay gente que dice que esto es algo enfermizo y que no tiene nada que ver con el cariño. Las quejas han aumentado luego de que la psicóloga Charlotte Reznick, señaló que los padres no deberían besar a sus hijos en los labios a ninguna edad

Captura-de-pantalla-2016-03-10-a-las-15.32.54
Lucy Ray

«Si comienzas a besar a tus hijos en los labios, ¿cuándo te detienes? A medida que un niño llega a los cuatro, cinco o seis años, y su conocimiento sexual se desarrolla, el beso en los labios puede ser estimulante para ellos». 

-Charlotte Reznick-

A pesar de las palabras de la doctora Reznick y otros psicólogos, los padres que suelen besar a sus hijos en los labios se niegan a abandonar esta costumbre. Dicen que un beso en la mejilla no es suficiente para expresar su amor y que no ven nada sexual en lo que están haciendo. Cheryl también da besos en los labios a su hija de 8 años, Ella, y a su hijo Kaydon, de 7.

Captura-de-pantalla-2016-03-10-a-las-15.32.37
Lucy Ray

«Es ridículo y patético que la gente piense que esto es algo sexual. No me importa lo que digan. Nunca dejaré de besar a Jordan en los labios y él tampoco dejará de besarme tampoco».

-Cheryl Leach (a DailyMail)-

Jordan, su hijo, piensa lo mismo y dice:

Captura-de-pantalla-2016-03-10-a-las-15.33.11
Lucy Ray

«Seguiré besando a mi mamá en los labios hasta que sea adulto. Lo he hecho por tanto tiempo que ya es normal para mí». 

-Jordan Leach (a DailyMail)

Una de las razones por las que ambos son tan cercanos, tiene que ver con que el padre de Jordan abandonó a Cheryl cuando ella se embarazó. Una vez que dio a luz, madre e hijo no se separaron nunca y se creó un vínculo muy especial

Captura-de-pantalla-2016-03-10-a-las-15.33.38
Lucy Ray

Más adelante, Cheryl se emparejó con Darren, quien también besa a los hijos que comparten. Cuentan que entre ellos no se besan mucho, porque Darren no suele hacerlo, sin embargo su relación es buena y no tienen problemas en ser transparentes con lo que hacen. 

Captura-de-pantalla-2016-03-10-a-las-15.33.25
Lucy Ray

«Es normal que los niños sean tocados en sus frentes, mejillas o manos. Los labios son diferentes porque tienen más terminaciones nerviosas y son más susceptibles a los estímulos».

-Charlotte Reznick-

También hay otros casos, como por ejemplo el de Jocelyn Miller, de 34 años, quien sigue besando a su padre de 61 en los labios:

Captura-de-pantalla-2016-03-10-a-las-15.34.35
Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

«Es mi forma de mostrar lo mucho que significa para mí… Hasta los 13 años, papá venía a mi habitación cada noche para besarme y hacerme cosquillas en los brazos hasta que me quedaba dormida».

-Jocelyn Miller (a DailyMail)

No sólo las madres y los padres besan a sus hijos en los labios. Hay abuelas que también besan a sus nietos. Una de ellas es Bárbara Smeeton, de 61, quien suele hacerlo con su nieta Kelcey

Captura-de-pantalla-2016-03-10-a-las-15.34.50
Warren Smith

Dice que tiene la necesidad de hacer esto porque perdió a sus padres cuando tenía 30 y ahora quiere demostrar cariño a sus propios niños.

Hay opiniones muy diversas sobre este tema… ¿Qué crees tú?

Puede interesarte