Por Carolina Lamatta
5 diciembre, 2018

Los viajes en el tiempo, las máquinas de tortura y las conspiraciones me dejaron pegada a la pantalla desde el minuto uno.

Dark, la retorcida e intrigante serie que superó a Stranger Things. Es altamente adictiva

Dark es la mejor serie sci-fi de Netflix hasta el momento. Lúgubre, retorcida y altamente adictiva

Las series de ciencia ficción están pegando y Netflix ya se dio cuenta. Tras el éxito de «The O.A.» y el fenómeno de «Stranger Things» , la cadena de streaming salió a buscar su próximo hit en el extranjero y lo encontró. Netflix volvió con una joya alemana que recuerda tanto a «Stranger» como a «Twin Peaks», pero que tiene su propio cuento. Uno mucho más adictivo y lúgubre que todo lo que hemos visto antes.

«Dark», del guionista Baran bo Odar y el director Jantje Friese, se sitúa en un tranquilo pueblo alemán donde nunca sucede «nada» y sigue la historia sus habitantes, cuando comienzan a experimentar una serie de extraños acontecimientos.

En el primer capítulo vemos a los chicos protagonistas y a sus padres en sus relaciones familiares, entre amigos y de pareja. A medida que se van presentando los personajes principales, la historia va abriendo diversas puertas que dirigen a misteriosas tramas, como la desaparición de Erik (Paul Radom), el extraño suicidio del papá de Jonas (Louis Hofman), la espeluznante cueva del bosque, los secretos de la planta nuclear colindante al pueblo, y la aparición del cuerpo sin vida de un chico que no es el desaparecido.

La serie te atrapa desde el primer minuto. Su historia es tan intrigante que desde los títulos, -tan retorcidos como la serie misma- , hasta el final, no despegas los ojos de la pantalla para saber qué demonios es lo que está sucediendo ahí.

retorcida

lugubre

espeluznante

sombrío

tiempo, familia, duelo, culpa, metafisica

conspiraciones y secretos encerrados

Los padres, un detective, una directora de colegio, una terapeuta de niños. La escuela y la comunidad tambien estan lidiando con el suicidio del papa de Jonas (Louis Hofman), Michael (Rudolph Sebastian).

Esta siempre en movimiento

El juego del niñito, lo que importa es donde

Historia entretenida: es una historia que te atrapa enseguida, en el  primer capitulo no sabes lo que esta sucediendo pero necesitas seguir mirándola para saber que demonios está pasando.

Historia bien desarrollada: Es una historia super intrigante, y tiene sigue sus reglas autoimpuestas sobre el viaje en el tiempo a la perfeción. La trama es complicada, pero siguieron las reglas de principio a fin dejandonos una historia creible.

Drama empatizable, causa fuertes emociones en el espectador: en el primer capítulo vemos las relaciones humanas entre los habitantes del pueblo. Podemos ponernos en los zapatos de cada uno de los habitantes por muy malos que sean, porque son complejos, no son blanco y negro.

Te hace pensar: a medida que avanza revela pequeños detalle y pistas que si lees bien puedes usar par desifrar lo que está sucediendo. Es un show con una trama complicada que te costará entender si no miras con atención.

Atractiva visualmente: Simétrica, colores perfectos para lo que quiere comunicar, sacar todo el color de la pantalla, buena fotografía. Encuadre perfecto.

Puede interesarte