Por Josefina Pizarro
15 septiembre, 2016

Sí, tiene 5 años y usa cochecito.

La gente siempre se hará prejuicios antes de tiempo, eso es tristemente una realidad. Ven algo y no paran de comentar lo mal visto que está eso, sin siquiera saber el porqué se hace. Créeme, todo tiene una razón. Esta historia es de una madre quien, enojada, escribe una carta para todos aquellos que juzgan mal a su hija de cinco años que usa cochecito. Tiene un triste motivo para hacerlo: su pequeña sufre una grave enfermedad.

Hay pocas fuerzas en la tierra tan poderosas como el amor de una madre por su hijo.

Luchan con uñas y dientes con tal de proteger a sus pequeños, por lo que no debería ser ninguna sorpresa que reaccionen con vehemencia cuando se trata de intimidar a sus hijos.

Es triste ver como un adulto intimida a un niño, pero es casi doloroso cuando se burlan de un pequeño por una enfermedad o discapacidad que está completamente fuera de su control.

Como ejemplo, tenemos a esta pequeña que tiene hipermovilidad articular, lo que hace que caminar o estar parado durante largos períodos de tiempo para ellos es agotador.

dd
Lifeofmyfamilyandme

Ella necesita un cochecito para descansar pero, debido a que su condición no es completamente «visible» los adultos lo toman para burlarse de que es una niña «mimada» de cinco años.

dd
Lifeofmyfamilyandme

Su madre, Rachel Bitmead, tiene un par de palabritas para estas personas negativas que juzgan a su hija sin saber nada acerca de los desafíos que ella hace todos los días.

Ella escribe:

«Esta carta abierta es para todos ustedes que han visto y juzgado a mi hija en los últimos días, frunciendo el ceño con esos pequeños murmullos detrás de la espalda pensando que no puedo oír.

Ven y habla conmigo y pregúntame por qué mi hija está en una silla de paseo si ella es «demasiado grande».

«La razón por la que la señorita M, mi hija, está sentada en una silla de paseo (nada feliz debo decir) es porque tiene el síndrome de hipermovilidad articular.

dd
Lifeofmyfamilyandme

No puede caminar sin la necesidad de sentarse y cada vez que lo hago ella no puede poner sus piernas alrededor de mí, porque no tiene fuerza durante ese tiempo.

Además, para ser honestos, por mi espalda no la puedo llevar en largos períodos de tiempo. Ella tiene medicamentos para el dolor y antiinflamatorios, que la ayudan a sentirse mejor.
«No siempre necesita el cochecito, de hecho, ha pasado un año entero sin él, pero desde nuestras vacaciones ha caminado demasiado y se ha sobre-ejercitado.

Escribo todo esto a completos extraños de por qué la señorita M está usando un cochecito.

Y estoy harto de ustedes.

dd
Lifeofmyfamilyandme

Así que, la próxima vez que vea a un niño en un cochecito y piensa que él o ella se ven «demasiado viejos» para estar en ella, no juzguen ni asuman que el niño o el padre es perezoso. No susurre a las espaldas de los padres o frunza el ceño.

Por un lado, un niño en coche no tiene nada que ver con usted y dos, el niños podría tener una razón para usarla.

dd
Lifeofmyfamilyandme

De una mamá que está harta de que su hija no pueda caminar sin estar en dolor».

¿Has hecho alguna vez prejuicios antes de tiempo?

Puede interesarte