Por Ignacio Mardones
6 noviembre, 2015

«Esto reinventa por completo la casa de diseño industrial. No hay nada que se le parezca».

Este tipo no tuvo problemas en cambiar su cómoda casa por un basurero cuando le ofrecieron ser parte de un experimento. Durante nada menos que 1 año él vivió en un contenedor de tamaño reducido, sin lujos, con tan sólo lo básico para subsistir. Su casa anterior constaba de casi 300 metros cuadrados, el nuevo «hogar» sólo de 3. El nombre de quien quiso atreverse a hacer esto es Jeff Wilson, un profesor universitario de la Universidad Huston-Tillotson en Austin, Texas. Jeff ahora es conocido como «Profesor basurero». Y no puede estar más orgulloso.

Captura-de-pantalla-2015-11-04-a-las-17.18.39
Unilarity/Wikimedia Commons

Su razón para embarcarse en esta aventura fue la de estudiar nuevas formas de habitar un espacio. En una entrevista dijo que vivir en el contenedor de basura le dio una felicidad que nunca antes había sentido. Lo oprimían las obligaciones de la vida adulta, las responsabilidades y el tener que hacerse cargo de mil cosas atadas a él. Tras tomar la decisión se dio cuenta de que la mayor parte de eso era ilusorio y que podía tomar las riendas de su propia vida. Mientras menos cosas acumulaba, más libre se sentía.

Captura-de-pantalla-2015-11-04-a-las-17.18.31
Jeff Wilson/Wikimedia Commons.

Jeff quiso replicar la experiencia que había tenido al campo de la ingeniería y la construcción de viviendas. Explica que diseñando casas pequeñas y sustentables, las personas podrían gozar de beneficios impensados. No sólo en lo referido al tema práctico y del ahorro de dinero, sino que también emocional y mental.

Captura-de-pantalla-2015-11-04-a-las-17.18.59
Fuente

Una casa pequeña podría trasladarse de lugar fácilmente y así vivir más en contacto con la naturaleza.

Captura-de-pantalla-2015-11-04-a-las-17.19.09
Guillaume Dutilh/Wikimedia Commons.

Los diseños son novedosos y pueden ajustarse a las necesidades de cada persona.

La misión de Jeff es crear una empresa que fabrique la nueva generación de casas pequeñas e inteligentes. Ese magnífico sueño se llama: «Kasita».

Captura-de-pantalla-2015-11-04-a-las-17.19.24

Su compañía pretende construir casas al interior de las ciudades, ajustándose a espacios limitados y teniendo en cuenta las necesidades de cada cliente.

Captura-de-pantalla-2015-11-04-a-las-17.19.46

«Kasita reinventa por completo la casa de diseño industrial. No hay nada que se le parezca».

-Jeff Wilson-

Sus casas generalmente son bloques versátiles que se pueden instalar en una multiplicidad de lugares. Los bloques pueden comunicarse unos con otros y ser transportados fácilmente a cualquier parte del país. Estas viviendas están equipadas con algunas comodidades de la vida moderna; tienen baños de diseño, aparatos tecnológicos de cocina, lavaplatos y unidades de secado. El espacio está pensado de manera inteligente, quien vive dentro tiene todo a mano y de manera inconsciente decide prescindir de ciertos lujos.

Captura-de-pantalla-2015-11-04-a-las-17.19.39

Ahora que las ciudades crecen y crecen, Kazita se ve como una solución real y económica para todos aquellos que buscan nuevos estilos de vida. Jeff está haciendo su máximo esfuerzo para hacer crecer su proyecto y si más gente sigue motivándose con la idea, seguramente tendrá un éxito masivo.

Captura-de-pantalla-2015-11-04-a-las-17.19.16

¿Qué te pareció el proyecto Kasita?

Puede interesarte