Por Ghalia Naim
11 octubre, 2016

«Yo también tengo panza, y lo que estás haciendo en una falta de respeto».

La obesidad es un problema complejo hoy en día, y muchos expertos aseguran que parte del aumento se debe al sistema social en el que vivimos. Los estereotipos, la presión social y el actual ritmo de vida producen altas dosis de estrés, baja autoestima y sedentarismo que influyen en el proceso de obesidad de una persona. Sin embargo, alertar a alguien sobre su estado físico no es lo mismo que faltarle el respeto y algo así pasó en la cadena de comida rápida McDonald´s en Reino Unido. Un hombre con un aspecto bastante «pesado», estaba de los más tranquilo haciendo la fila para comprar comida en uno de los restaurantes de McDonald´s cuando unas mujeres comenzaron a insultarlo.

captura-de-pantalla-2016-10-11-a-las-5-27-25-p-m
Youtube

«Ya estás suficientemente gordo, mejor cómprate una ensalada», le gritaban.

El hombre no se animó a reaccionar ante el maltrato que estaba recibiendo, y nadie de los presentes tuvo la valentía de defenderlo hasta que apareció uno de esos héroes anónimos (gente con agallas). «Yo también tengo panza, y lo que estás haciendo en una falta de respeto», les gritó a las mujeres la única persona que salió a defenderlo mientras le lanzaba su vaso de gaseosa a una de ellas.

captura-de-pantalla-2016-10-11-a-las-4-20-28-p-m
Youtube

Tranquilos chicos, el video es parte de un experimento social que comenzó a viralizarse hace poco,  y es una situación fingida para conocer la reacción de la gente durante una situación como esa. Lo terrible, en mi opinión, es que de todas las personas en el sitio solo una tuvo la valentía de defender al chico.

Y tú, ¿cómo reaccionarías si presenciaras una injusticia?

Puede interesarte