Por Ignacio Mardones
30 diciembre, 2015

Nunca había conocido a un hombre con tanta vocación…

Santa Claus no sólo aparece en la época de Navidad. Tampoco vive en el Polo Norte como muchos pensaban, sino que es un hombre que pasa su tiempo en un vecindario tranquilo y maneja una gran camioneta negra. Su casa es un santuario en donde alberga sus mayores obsesiones. Sin embargo, su fanatismo central tiene que ver con el propio personaje en el que se ha convertido. Después de tantos años de trabajar haciendo del hombre vestido de rojo, Frank quiso compenetrarse aún más y cambió su nombre a Santa. 

En los brazos tiene tatuajes de su propia cara, las paredes están decoradas con cuadros y ornamentaciones al más puro estilo navideño. El relato que hace él de su vida es realmente fascinante. Santa lleva con orgullo su traje, su barba blanca y cuando hace la risa característica los oyentes quedan con la boca abierta:

httpv://vimeo.com/151057054

Antes de ser Santa, su nombre era Frank…

Él creó su propio traje y ha sabido darle un sello característico al personaje que todos conocen y aman…

Con el dinero que ha ganado ha sabido darse una buena vida…

Nadie es más feliz que él cumpliendo todos los días con su trabajo…

¿Qué te pareció la vida de este hombre?

Puede interesarte