Por Catalina Vásquez
3 Febrero, 2015

Ojalá todos pudiésemos contar con un amigo que nos cambie la vida de esta forma…

Misao es una anciana de 87 años que vive en una localidad rural de Japón. Un día encontró una gata extraviada en la calle, decidió alimentarla, llevarla a su casa y empezar a cuidarla. La nombró Fukumaru y desde ese momento son inseparables. Las fotos lo demuestran, capturan momentos de su amistad y vida cotidiana, de manera que la acción más simple, parezca algo digno de ser recordado.

¿La mejor parte de estas fotos? La nieta de Misao, es la fotógrafa y su opinión sobre ella es muy interesante: “Cuando veo a mi abuela viviendo su vida, sé que hay detalles extraños que mi generación no podría entender. Ella se levanta con el sol y se va a la cama cuando oscurece. Ella ama a su gata y los vegetales de su campo como si fueran sus propios hijos. Si sus vegetales van bien, ella está feliz. No le preocupan temas como ¿cuál es el punto de tu trabajo?. Su forma de ver la vida me genera admiración e incluso, un poco de envidia“.

Ve la galería de fotos que realizó Ahira Miyoko, su nieta, a continuación:

misao01
Ahira Miyoko
misao02
Ahira Miyoko
misao03
Ahira Miyoko
misao04
Ahira Miyoko
misao05
Ahira Miyoko
misao06
Ahira Miyoko
misao07
Ahira Miyoko
misao08
Ahira Miyoko
misao09
Ahira Miyoko
misao10
Ahira Miyoko
misao11
Ahira Miyoko
misao12
Ahira Miyoko
misao13
Ahira Miyoko
misao14
Ahira Miyoko
misao15
Ahira Miyoko
misao16
Ahira Miyoko
misao17
Ahira Miyoko
misao18
Ahira Miyoko
misao19
Ahira Miyoko
misao20
Ahira Miyoko
misao21
Ahira Miyoko
misao22
Ahira Miyoko
misao23
Ahira Miyoko
misao24
Ahira Miyoko
misao25
Ahira Miyoko

Te puede interesar