Por César Ruiz
6 junio, 2016

“El número real de casos puede exceder los 100.000 al año”.

Desde hace algún tiempo, Medio Oriente está enfrentando otro complicado problema. En esta ocasión ha surgido un brote “catastrófico” de leishmaniasis cutánea, una enfermedad que provoca lesiones en la piel y deja cicatrices para toda la vida. Los expertos atribuyen el surgimiento repentino y masivo de esta enfermedad a la crisis de refugiados en Siria.

(En la imagen de arriba, la mujer con esa enfermedad recibía tratamiento en 2010 en Kabul, Afganistán)

Un artículo publicado en la revista científica Plos Neglected Tropical Diseases dice que “el número real de casos puede exceder los 100.000 al año”.

El mal que afecta habitualmente a Siria, está afectando a personas atrapadas en zonas de conflicto.

La leishmaniasis cutánea es una enfermedad tropical causada por un parásito diminuto de nombre Leishmania. Provoca llagas o heridas abiertas en la piel, que duelen si se infectan, y puede causar una desfiguración permanente. Tiende a curarse de forma espontánea, dejando cicatrices. El riesgo añadido es que las heridas que causa pueden dar lugar a otras infecciones.

Leishmania / El Economista
Leishmania / El Economista

Además de Siria, la enfermedad ha aparecido en Líbano, Turquía, Jordania, Libia y Yemen. El número de casos ha incrementado de forma drástica. Por ejemplo, en Líbano hubo solo 6 casos entre 2000 y 2012, pero solo en 2013 reportaron 1033. El 96% de ellos fue entre refugiados sirios, según el Ministerio de Salud de ese país.

Ante este brote, los autores del estudio piden que se tomen medidas inmediatas. Entre sus recomendaciones está proporcionar agua potable, alimentación, servicios de higiene y alojamiento adecuado para mejorar las condiciones de vida de los refugiados, como medida para prevenir nuevos contagios.

Getty Images
Getty Images

Los científicos alertan que, si el brote no se trata con rapidez, “la experiencia nos avisa que puede tener consecuencias no anticipadas”.

La enfermedad está afectando a las poblaciones más pobres. Según la OMS, el mal está asociado a la malnutrición, los desplazamientos de la población las malas condiciones de vivienda y la debilidad del sistema inmunitario. Se suma a la lista de problemas que tienen que enfrentar las personas de esta región.

Getty Images
Getty Images

La misma organización internacional da cifras aterradoras sobre la leishmaniasis: Cada año se producen en el mundo 1.3 millones de casos nuevos y entre 20 mil y 30 mil muertes.

Antes de este brote masivo, quienes presentaban el mayor número de casos eran Arabia Saudita, Irán, Afganistán, Brasil y Perú.

Te puede interesar