Por Andrea Araya Moya
14 noviembre, 2016

«Dos hombres me tomaron de los brazos desde la espalda y otro comenzó a golpearme en la cara».

Luego de que Donald Trump fuera elegido como el nuevo Presidente de Estados Unidos, el pánico y el descontento colectivo comenzó a hacerse sentir más fuertemente a nivel mundial. Primero los mismos estadounidenses se manifestaron en las calles asegurando que Trump «no era su presidente». Por otro lado, los latinos en general comenzaron a mostrar su miedo e inseguridad ante la política anti inmigrantes que Trump prometía implementar, además de la xenofobia y discriminación que mostraba en cada uno de sus comentarios públicos. Es por eso que se ganó el odio de muchos, incluyendo los musulmanes, quienes recientemente tomaron venganza contra la persona equivocada.

Anders Vendel es un reconocido chef sueco. Lamentablemente algunas personas lo comparan con Donald Trump, pues aseguran que tiene un parecido físico con él. Sin embargo, esto, lejos de darle más fama y reconocimiento, provocó que viviera uno de los episodios más traumáticos de su vida.

chef1
Anders Vendel

Un día Anders estaba en un restaurante de comida rápida en Malmö, Suecia. De pronto, dos hombres musulmanes lo tomaron de los brazos y un tercero comenzó a golpearlo reiteradas veces en el rostro, provocando que Anders cayera al piso. Ahí fue cuando los tipos se desquitaron y le dieron patadas en la cabeza. Luego de eso, Anders fue llevado de inmediato al hospital con numerosas heridas de diversa consideración.

Indignado y ya más recompuesto, Anders publicó una imagen suya con la cara herida y en la que comentaba lo que le había sucedido. Eso sí, posteriormente la imagen fue removida de su cuenta de Facebook ante posibles represalias.

chef2
Anders Vendel

«Estoy en la sala de urgencias hace unas horas esperando los rayos X. Fui golpeado por tres musulmanes de entre 25 y 35 años. Ellos creyeron que me parecía a Donald Trump.

Dos de los hombres me tomaron de los brazos desde atrás y otro comenzó a golpearme en el rostro. Traté de defenderme con mis piernas. Después de recibir 20 puñetazos, caí al piso. Los tres comenzaron a patearme tanto como podían en mi cara y cabeza. Ahora tengo la nariz quebrada, moretones, heridas, un ojo, boca y mandíbula hinchados. Incluso un pulgar roto«.

Al parecer, el odio hacia Trump se está saliendo de control.

Y tú, ¿qué opinas?

Puede interesarte