Por Alvaro Valenzuela
15 noviembre, 2016

Eso explica muchas cosas.

Las situaciones muy estresantes afectan los cerebros de mujeres y hombres jóvenes de formas muy diferentes según descubrió un estudio de la Universidad de Stanford. Una parte del cerebro que está ligada a las emociones y la empatía, llamada ínsula, era particularmente pequeña en las mujeres que habían sufrido algún trauma fuerte en sus vidas pero en el caso de los chicos esta era más grande de lo usual.

Esto podría explicar porque las mujeres son más propensas que los hombres a desarrollar Trastornos de estrés post traumático (TEPT).

Además, la investigación indicó que hombres y mujeres puedes mostrar síntomas contrastantes después de sufrir eventos angustiosos o atemorizantes, y deben ser tratados de manera diferente como resultado. El equipo perteneciente a la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford señaló que las mujeres que desarrollan un TEPT  pueden estar sufriendo de un envejecimiento más rápido de lo normal de una parte de la ínsula, una zona del cerebro que procesa los sentimientos y el dolor.

La ínsula, o corteza insular, es un área diversa y compleja, localizada en el interior del cerebro, que tiene muchas conexiones. Además de procesar las emociones, desempeña un papel importante en la detección de señales de otras partes del cuerpo.

cerebro-2
Science Photo Library / BBC

Los investigadores examinaron el cerebro de 59 niños de entre nueve y diecisiete años para su estudio, publicado en Depresión y Ansiedad. Un grupo, de 14 niñas y 16 niños, había sufrido al menos un episodio de estrés o trauma severo mientras que un segundo grupo, de 15 niñas y 14 niños, no había estado expuesto a ninguno.

En el grupo de niños y niñas traumatizados, hubo evidencia de que un área de la ínsula , el surco circular anterior, había cambiado de tamaño y volumen en comparación con el grupo sin trauma.

Esto demuestra que la ínsula cambia por la exposición al estrés agudo y de largo plazo y juega un papel clave en el desarrollo del TEPT, concluyeron los investigadores. La principal autora del estudio, la doctora Megan Klabunde, dijo que era importante considerar las diferentes reacciones físicas y emocionales a los eventos estresantes. «Es importante que las personas que trabajan con jóvenes traumatizados consideren las diferencias de sexo. Nuestros hallazgos sugieren que es posible que chicos y chicas exhiban diferentes síntomas de trauma y que se puedan ver beneficiados de los diferentes enfoques del tratamiento», añadió.

«Hay estudios que sugieren que altos niveles de estrés pueden contribuir a una pubertad precoz en las niñas».

¿Qué es el Trastorno de estrés postraumático?

El trastorno de estrés postraumático es el término utilizado para describir los efectos psicológicos que afectan a una persona luego de estar involucrada en un evento traumático, como un accidente de coche importante, un desastre natural, acoso, abuso o un crimen violento.

Muchas personas jóvenes que experimentan eventos estresantes se recuperan sin experimentan TEPT pero algunos lo desarrollan y los síntomas incluyen:

Flashbacks y pesadillas, evitar revivir el evento; ansiedad e incapacidad de relajarse; Problemas para dormir y problemas para comer

La organización benéfica Young Minds dice que es normal experimentar síntomas unas semanas después de un evento angustioso, pero si la persona sigue teniendo síntomas después de un mes, es buena idea hablar con su médico de cabecera para que le ofrezca alguna terapia para tratar el trastorno.

Puede interesarte