Por Felipe Carmona
25 mayo, 2016

Conocía personas avaras, pero este hombre pasó los límites.

La historia nos ha dejado un montón de lindas parejas que dejaron huella por su hermosa relación y, probablemente, más de un consejo para saber llevar un romance digno de recordar por el mundo entero. Pero, al mismo tiempo, hay otras que dejan huella por aspectos completamente ajenos a los que veríamos en una ‘pareja perfecta‘.

Albert es, sin duda alguna, el ejemplo perfecto del tipo de esposos que nadie quiere.

Es que, gracias a su trabajo, Albert logró obtener una gran fortuna que no sólo lo volvió millonario, sino también muy codicioso y avaro, llegando incluso a no querer compartir su riqueza con su esposa de varios años.

Su codicia era tanta que, tras enfermarse gravemente, sólo le pidió a su esposa, que prometiera una cosa: que, al morir, pusiera todo su dinero en el ataúd con él, para así llevarse el dinero a la otra vida.

Finalmente, Albert murió y, el día de su funeral, su esposa apareció con una extraña caja en las manos.

Su amiga le preguntó si de verdad pensaba enterrar la fortuna con el avaro hombre, pero ella insistió en que cumpliría la promesa que hizo.

Justo antes de que cerraran el ataúd, pidió un momento para poner la caja dentro de él y explicó a su amiga la brillante idea que tuvo para cumplir su promesa.

¿Te mueres por saber cuál fue su idea?… (yo también). Mira este video y descubre la genial ocurrencia.

httpv://youtu.be/BWO3OZ3e_bE

Puede interesarte