Se cortó las orejas y se tatuó los ojos y la lengua.

A mamá le encantan las avecitas exóticas.. Se emociona con las guacamayas, le gustan los vestidos con pavorreales y alguna vez llegó a la casa un tucán. Pero eso no significa que quiera convertirse en uno de ellos, más bien su amor es por admirar su colorido plumaje. Porque querer parecerse a ellos, sería llevar el fanatismo al límite. 

Tal es el caso de un hombre, que ha invertido la mayoría de sus ganancias, en operaciones para parecerse a sus avecitas predilectas.

39966ef100000578-3859680-image-a-4_1477060687138-2
Fuente
39966ee900000578-3859680-image-a-3_1477060519120-2
Fuente

Se llama Ted Richards, tiene 57 años y toda persona que lo ve por la calle, queda en shock.

Lo han llamado «el loro humano» después de que se colocó cuernos, se tatuó la lengua y los ojos con colores vivos e incluso se cortó las orejas para parecer uno de ellos. No hay duda de que ha hecho hasta lo impensable para lograr su deseo. Confesó que eventualmente se cambiará el nombre por Ted Parrotman (hombre loro) Richards. 

39966f0900000578-3859680-image-a-2_1477060514377-2
Fuente

Durante una entrevista en un programa de televisión en su ciudad, Bristol, Inglaterra, comentó que ha ha invertido su pensión en esta asombrosa transformación. Además  reveló que planea remodelar su nariz para que quede como un pico.

39966f2100000578-3859680-image-a-1_1477060442655-2
Fuente
captura-de-pantalla-2016-10-24-a-las-1-26-48-p-m
Fuente

Ted está cubierto con tatuajes brillantes de pies a cabeza y tiene perforaciones corporales. Cuando puede, se hace acompañar por sus dos queridas avecitas y él viste con camisas hawaianas, muy de acuerdo al tema.

El hombre loro es retirado de una fábrica de zapatos, y se hizo su primer tatuaje en 1976. Después continuó con su fanatismo por los loros.

¿Te atreverías a hacer algo así o crees que es una locura total?

Puede interesarte