Por Francisco Armanet
8 agosto, 2016

¿Se parece verdaderamente a Ken?

Nunca está demás un poco de amor propio. Quererse, estar contento, valorarse y estar seguro de sí mismo, son siempre factores clave a la hora de encaminarse hacia la felicidad. Y en ese ámbito, nuestro cuerpo juega un rol muy importante. ¿A quién no le gusta verse bien físicamente? Por algo somos nosotros los que elegimos la ropa que nos ponemos en la mañana, por algo algunos hombres escogen usar barba, otros afeitarse, por algo las mujeres se maquillan, van a la peluquería etc. Siempre es importante para el autoestima estar satisfecho con nuestra apariencia personal. Sin embargo, hay veces que la vanidad se convierte en una obsesión y todo se distorsiona.

Es el caso del «Ken humano», Rodrigo Alves, de 33 años, que pasó por 43 intervenciones quirúrgicas en el rostro antes de que su nariz comenzara literalmente a caerse a pedazos. Era la sexta cirugía en esa zona de la cara y Alves aún no salía contento del hospital. Sin embargo, ni sospechaba que lo peor estaba por venir.

mein neues Spielzeug hergestellt in #Deutschland zu meiner Ehre Liebe danken Ihnen #MATEL #Puppe #rtl

A photo posted by Rodrigo Alves (@rodrigoalvesuk) on

El hombre brasileño un día despertó con un agujero en la nariz. Partió al hospital, desesperado, y tras examinarlo, los médicos le dijeron que tenía una infección severa producto de las cirugías estéticas. Necrosis, fue la palabra que usaron los doctores. Recién ahí Alves entendió que los 350,000 euros que había gastado en operaciones, de poco y nada le habían servido.

#nomakeup #washedface #goodmorning #mascaraboyssexmeup #natural #plasticpositive #rodrigo

A photo posted by Rodrigo Alves (@rodrigoalvesuk) on

Luego de eso, decidió asegurar su cuerpo en 1 millón de dólares en caso que otra eventualidad ocurriera.

«No quiero someterme a esos tratamientos tan agresivos nuevamente», señaló. «Hay otras alternativas a la cirugía plástica que funcionan de la misma forma. Pero simplemente no puedo arriesgarme a que lo mismo vuelva a ocurrir».

En un español dificultoso, Alves busca tranquilizar a sus «fanáticos» y junto con asegurarles que todo está bien, pide que recen por él…

«¡La buena noticia es que mi salud es buena! Ninguna bacteria que come la parte interna de la nariz más. La mala noticia es que ahora me ha quedado #botched y yo estoy empezando mi investigación para un #rinoplasty reconstructiva visitaré médico está en los siguientes días aquí en España , Londres , Atenas , Los Ángeles , Moscú, Berlín para consultas y es de esperar voy a encontrar una solución y obtener mi confianza . Oren por mí todos»

En la actualidad, Rodrigo Alves continúa tomando tabletas de colágeno, suplementos vitamínicos, y un montón de otras pastillas para continuar en el camino hacia convertirse en un verdadero muñeco Ken.

¿Cuál es tu opinión?

PIC FROM AMABELLE/MERCURY PRESS (PICTURED: HUMAN KEN DOLL, RODRIGO ALVES, 33, IS QUITTING PLASTIC SURGERY AFTER A FLESH EATING-BUG DESTROYED HIS FACE) A ‘human ken doll’ who has gone under the knife 43 times is QUITTING plastic surgery – after a flesh-eating bug nearly destroyed his face Plastic surgery addict Rodrigo Alves – who has spent more than £350,000 on looking like Barbie’s boyfriend – has had to insure his body for £1 million after the bug ate a hole in his nose. The 33-year-old Brazilian, who now lives in London, was forced to pay £40,000 for emergency treatment on holiday in Spain this year before undergoing his seventh nose job – ten-hour reconstructive surgery. Speaking for the first time since the health scare, Rodrigo said he has quit plastic surgery and will now only have non-invasive beauty treatments to stave off the aging process. SEE MERCURY COPY
Amabelle/Mercury Press

¿Crees que lo está logrando?

Puede interesarte