Por Elvira Vergara
21 agosto, 2015

Esto es bastante alarmante…

Este artículo fue escrito originalmente por Eric Holthaus para La Rolling Stones. Esta es una traducción y adaptación de sus palabras:

En los últimos años hemos podido ver cómo el clima ha ido cambiando y poniéndose cada vez más extremo. En Pakistán e India las olas de calor de este año mataron a más de 1000 personas. El Parque Nacional Olympic, del estado de Washington, se incendió como nunca antes habíamos visto. El nublado Londres llegó a los 37 ºC en julio pasado, temperatura jamás antes registrada. Puerto Rico vive en el más estricto racionamiento de agua por la fuerte sequía que está viviendo, y así podríamos seguir eternamente con montones de ejemplos de cambios de los patrones climáticos en todo el mundo…

El 20 de julio, James Hansen, el ex climatólogo de la NASA, dio un preocupante anuncio. Él y un equipo de científicos identificaron un mecanismo de retroalimentación bastante importante en la costa de la Antártida que sugiere que los niveles del mar podrían subir 10 veces más rápido de lo que se tenía pronosticado: 3 metros para el 2065. Los científicos advierten que si las emisiones no se cortan, la subida de varios metros del nivel del mar, se convertirá en una inevitable perturbación social, habrán conflictos de migraciones forzadas y colapso económico, amenazando el tejido de la civilización.

1035x690-R1241_NAT_NoReturn_S

Harish Tyagi/EPA/Corbis

El estudio de Hansen también muestra lo complicado e impredecible que puede ser el cambio climático. A pesar de que la temperatura de los océanos se haya elevado a los niveles más altos de la historia, en algunas partes del océano, cerca de dónde los hielos se están derritiendo, el agua se está enfriando. Al parecer justo al sur de Groenlandia

Las tormentas y corrientes basan parte de su energía en la diferencia de temperatura de los océanos. Esto sugiere que con el parche de enfriamiento, las tormentas se harán más fuertes y el aumento del nivel del mar se acelerará. Hansen solo espera que las condiciones meteorológicas extremas empeoren en los próximos años, aunque todavía no está claro si los últimos severos inviernos en la costa están relacionados con este fenómeno.

Y sin embargo, estos ni siquiera son los cambios más perturbadores que están sucediendo en la biosfera de la tierra durante este último años. Debemos fijarnos en lo que está ocurriendo dentro del propio océano. Este año las temperaturas del Pacífico Norte han sido demasiado altas sobre un área muy grande, teniendo un profundo efecto sobre la vida marina.

A sus 80 años de edad,  Roger Thomas realiza viaje de avistamiento de ballenas en San Francisco. Él ha visto que cada vez hay más ballenas jorobadas cerca de la orilla. Es normal verlas de vez en cuando en alta mar, pero verlas en la orilla es extremadamente raro. ¿Pero por qué se están concentrando tan cerca de la orilla? El krill y las anchoas se están concentrando en el agua fría de la costa, esto hace que las ballenas se concentren en este lugar para alimentarse.

El otoño pasado, en el norte de Alaska, los científicos descubrieron que 35.000 morsas se congregan en una sola playa. Esta es una señal de que el hielo del mar, su hábitat preferido, se está haciendo cada vez más difícil de encontrar:

1401x788-R1241_NAT_NoReturn_Q
Morsas en playa de Alaska
Corey Accardo/NOAA/AP

Pero aún así, los científicos creen que este no es un cambio permanente, es posible que las temperaturas del océano caigan de este máximo histórico dentro de los próximos años, pero el impacto sobre las especies marina será duradero. Este fenómeno ha producido una impresionante caída en el número de plancton, la base de la cadena alimenticia del océano.

Pero esto no es todo, durante los últimos dos años, un cambio persistente en los vientos sobre el Pacífico Norte ha dado lugar al llamado fenómeno de “la mancha”, un parche altamente anómalo de agua tibia entre Hawai, Alaska y Baja California, que ha producido que el número de plancton se desplome en este sector, y miles de especies que dependen de ellos han emigrado o muerto.

Oleadas significativas de agua caliente hacia al norte han sucedido anteriormente con frecuencia, el fenómeno del Niño es un ejemplo de esto. Pero lo sucedido en este año parece ser un fenómeno nuevo. Algunos climatólogos creen que el cambio de viento está vinculado a la rápida disminución de hielo marino del Ártico en los últimos años.

El 20014 fue un año récord para las temperaturas de los océanos, y el 2015,  está en camino de superarlo en creces. Si esto continúa, el 6% de los arrecifes del mundo podría desaparecer.

Al ser los océanos más cálidos, el agua se expande en volumen, contribuyendo también al aumento en la elevación del nivel del mar. Un estudio reciente mostró una desaceleración en las corrientes del Océano Atlántico, quizás vinculado al derretimiento de los glaciares de Groenlandia, que provocó un aumento de 10 centímetros del nivel del mar a lo largo de la costa noreste en solo dos años. Este es un evento de 1 en 850 años.

Con todo esto, gracias a la presión que estamos poniendo en el ecosistema del planeta, lo más probable es que en un futuro la gente no tenga el mismo océano que conocemos hoy. La contaminación, los patrones de viento anormales, el alza de temperatura en los océanos, están creando zonas estacionales muertas en las regiones costeras, y en el fondo del océano. Estas regiones de bajo oxígeno podrían expandir gradualmente su tamaño, lo que obligaría a los peces, ballenas etc, a subir.

large

@flowurful

Según los científicos, nos estamos acercando a un escenario parecido al de hace 250 años atrás, durante la “Gran Mortandad”, cuando más del 90% de las especies oceánicas pereció por el dióxido de carbono y el metano de origen terrestre que originó un período de cambio climático profundo. Las condiciones que desencadenaron la “Gran Mortandad” tomaron cientos de miles de años en desarrollarse. Pero los seres humanos han ido emitiendo dióxido de carbono a un ritmo mucho más rápido, por lo que la extinción masiva actual sólo tomará 100 años o más para ponerse en marcha.

Pero a pesar de todo esto, James Hansen mantiene las esperanzas. Él sabe que el cambio climático tiene una sencilla solución: terminar con el uso de combustibles fósiles lo antes posible. Según el si Estados Unidos y China crearan un impuesto al carbono lo suficientemente alto, todos los países seguirían esta medida, y se podrías llegar a una solución sobre leste gran problema que estamos viviendo.

Pero incluso si esta medida tuviera éxito, tomaría años tener un mundo recuperado…

Te puede interesar