Por César Ruiz
12 febrero, 2016

«Mis compañeros de equipo bromearon conmigo pensando que no era verdad, pero después presenté el documento y todos vieron que era en serio».

Hay un dicho muy común que dice «Nadie es profeta en su tierra», el cual es usado para referirse a que las personas les cuesta mucho más trabajo desarrollarse profesionalmente en su lugar de origen que en otro. Eso es lo que parece haber entendido el futbolista brasileño, Edman de Lacerda, quien se nacionalizó ucraniano para jugar con la selección de ese país. Sin embargo, lo que le pasó a causa de su decisión nunca lo esperó.

El ejército de Ucrania ha citado a Edman -quien es parte del equipo Metalist Kharkiv- a luchar en la guerra contra los separatistas prorrusos.

Fuente
Fuente

Así lo explicó el jugador en una entrevista con Globo Esporte:

«Recibí el llamado y mi esposa, que es ucraniana, estaba sorprendida. Al comienzo, mis compañeros de equipo bromearon conmigo pensando que no era verdad, pero después presenté el documento y todos vieron que era en serio».

Luego con la ayuda del club, el asunto se resolvió de la mejor manera y Edman no tendrá que defender la camiseta de ese país más que en las canchas. Lacerda se casó con una mujer ucraniana y pudo acceder a la nacionalización para jugar por dicha selección, en la cual ha disputado 11 partidos.

Puede interesarte