“Ese jovencito, va a escucharme muy bien cuando llegue a casa…”.

Un matrimonio perfecto en realidad no siempre es perfecto. Se da cuando ambas personas ponen de su parte, ceden y no se dan por vencidas. Una esposa se dedicó a desmenuzar cada parte de su matrimonio y llegó a la conclusión propia de que la forma para hacer que éste funcione, es lavar la ropa de su esposo. 

zrubia 3
Instagram

La rubia boba

Jonna Miller tiene su propio blog, The blunt Blonde (La rubia boba), en el que escribe crónicas acerca de sus rol como madre y esposa. Analiza las pruebas y preocupaciones de tener el trabajo más difícil del mundo: ama de casa. Recientemente publicó un libro titulado “Si tienes un esposo que trabaja, lava su ropa“.

zrubia 1
Instagram

No tan felices para siempre

En este post escribe acerca de los cuentos de hadas que, a veces, las mujeres esperan de un matrimonio y lo que sucede cuando la realidad es totalmente distinta a lo que soñaron. 

“No recuerdo que el príncipe faltara a la hora de la cena porque estaba trabajando más del tiempo, o que fuera a la cama poco después de haber llegado a su palacio porque estaba tan agotado.”

-Jonna Miller-

zrubia 2
Instagram

Una paradoja común

Como esposa tiene un trabajo de tiempo completo, a veces horas extra. Con eso, ha comenzado a sentir resentimiento hacia su esposo. Jonna ya no se sentía como una prioridad para él. Admite que se vuelve irracional con su horario de trabajo.

“Si mi esposo no trabaja hasta tarde, no vamos a poder comprar nuevos muebles para la casa. Si trabaja hasta tarde, llega a casa y encuentra a una esposa gruñona que está desesperada por su atención. Soy muy egoísta en nuestro matrimonio y lo sé”.

Tomar las cosas con más calma, le ha permitido a Jonna entender la paradoja, pero puede ser difícil admitir pensamientos como éste.

zrubia 8
Instagram

Sin embargo, Jonna también tiene lo que ella llama “Momentos” ha de claridad. Uno en particular de un ordinario miércoles por la noche. Su esposo estaba, una vez más, trabajando hasta tarde, mientras ella estaba en casa con su pequeña hija. Jonna estaba pensando para sí misma: “Ese jovencito, va a escucharme muy bien cuando llegue a casa“.

zrubia 7
Instagram

Jonna hizo lo que algunas mujeres hacen cuando están enojadas: comenzó a limpiar. Empezó con la lavandería y arrojó un montón de ropa que había apilada sobre la mesa. Mientras la estaba doblando se dio cuenta de que toda su ropa estaba brillante y limpia, mientras que la de su esposo estaba sucia, lleno de manchas y agujeros.

“En vez de estar agradecida por tener un esposo que cuida increíblemente de mí y mi hija, sólo esperaba a que volviera a cada para iniciar una pelea. Yo estaba destrozando los frutos de su trabajo mientras que él estaba conforme con sus calzoncillos rasgados“.

-Jonna Miller-

Después de esto, Jonna se sintió abrumada por la emoción y tuvo un sentimiento de culpa.

zrubia 6
Instagram

Jonna se dio cuenta cuán agradecida estaba por todos los sacrificios que hace su esposo, porque según ella no sólo es un marido, también es “un hombre trabajador, un buen padre y proveedor”. 

“Este hombre me ofrece más de lo que merezco. Si le digo que quiero algo, muy rara vez me dirá que no.”

-Jonna Miller-

Ella dice que empezó a apreciar los esfuerzos y sacrificios que su esposo hace por su familia.

zrubia 5
Instagram

“Él trabaja duro para que su esposa y su hija no se queden sin nada”.

-Jonna Miller-

Jonna se comprometió con ella misma a trabajar por ser una mejor mujer como esposa y recordar que el tiempo que su esposo está fuera es por algo necesario, no por gusto.

zrubia 4
Instagram

Siempre recuerda apreciar a tu pareja pero, a título personal, es mejor cuando los dos lavan y doblan la ropa juntos. 

¿Crees que las esposas del siglo XXI siguen esperando a su esposo en casa?

Puede interesarte